Archivo
24 de septiembre de 2018 24/09/18

Opinión

Opinión

La españolización del Real Madrid


  • 11 de julio
    de 2013
  • Paco Navacerrada


Se jalean en la prensa los recientes fichajes del Real Madrid. El de Izco, el de Illarramendi, la repesca de Carvajal o el ascenso al primer equipo de forma definitiva de jugadores como Morata, Nacho o Jesé han sido noticia últimamente en los periódicos. No es para menos. Hacía mucho tiempo que el Real Madrid no incorporaba a su plantilla a tanto jugador español. Seguramente, alguien ha asesorado correctamente a Florentino Pérez o, directamente, él mismo se ha dado cuenta de que el equipo no podía ir por los derroteros que estaba yendo.
O quizá ha leído la encuesta que un periódico publicó la semana pasada en la que se reflejaba un dato demoledor: el antimadridismo ha crecido en los últimos años. Y puede que mucha culpa de esto la tenga el propio presidente. El Real Madrid en los setenta, ochenta y noventa siempre había sido, por regla general, el segundo equipo del resto de clubes de España, a excepción, claro está, del Barcelona y del Atlético Madrid. Yo recuerdo ciudades enteras volcarse con el Real Madrid. Ciudades solicitar que el Madrid jugase sus partidos de sanción de Copa de Europa en sus estadios. Valencia, Málaga o Sevilla han vivido partidos del Real Madrid como local y sus aficionados se han convertido en madridistas por un rato y han animado al equipo blanco como al suyo propio.
Sin embargo, un día todo empezó a torcerse. Puede que fuese el fichaje de Pedja Mijatovic el que encendió la mecha. El caso es que desde finales de los noventa el Real Madrid comenzó a sufrir animadversión en un campo, Mestalla, en donde siempre había sido recibido con respeto y cariño. Ese odio se fue extendiendo a otros lugares antes amigos, ahora enemigos. Coruña, Sevilla, Gijón, Bilbao, San Sebastián o Pamplona se convirtieron en un infierno cada vez que el Madrid visitaba esos campos. Esa tendencia no sólo ha aumentado con el paso de los años, sino que, además, desde la llegada de Florentino Pérez a la presidencia, esa inquina es cada vez mayor.
No sé muy bien, pero creo que una de las razones del porqué de todo ha sido, sin duda, la desnaturalización del equipo. El Madrid es un club español, pero en las últimas temporadas había más jugadores foráneos que nacionales en la plantilla. En esta temporada parece que esa tendencia va a cambiar. Seguramente, por ahí volverá el Real Madrid a revertir la situación. Cuanto más jugador español haya en la plantilla, más simpatías se generará. Aunque es difícil porque recuperar toda la imagen y el prestigio perdido no se consigue de la noche a la mañana. Pero el comienzo es bueno.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba