SPORTYOU

Archivo
17 de noviembre de 2019 17/11/19

Opinión

Opinión

La esencia del fútbol


  • 06 de noviembre
    de 2011
  • Andy Stalman

“¿Papá qué es el futbol?” Le pregunto el niño a su padre. “¿El futbol, hijo…?” “El fútbol son los 90 minutos que acabamos de ver entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona. Eso es el fútbol.”

Noche grande de domingo. Dos históricos frente a frente. Diluvio sobre La Catedral y un partido de una intensidad solo entendible en San Mamés. Decía Michael Robinson al terminar el partido que “el Athletic ha sido el único equipo que no ha cambiado su forma de jugar frente al Barça.”

El “loco” Bielsa, el Mister argentino mas internacionalmente reconocido en la actualidad, en un un banquillo. Los locos abren los caminos que más tarde recorren los demás. Para el mister del Athletic la clave del partido estaba en que su rival no consiga la posesión de la pelota y convertir el juego en un “partido de básquet en el que va de aro a aro sin oposición”. Sin duda que el “loco” imagino el partido que vivio después. Un partido de ida y vuelta sin respiro, un partido para sentir, casi sin tiempo para pensar, para hacer una pausa.

Pep Guardiola, en el otro. Otro “loco” moderno, o como lo definió en rueda de prensa, Marcelo Bielsa, un “revolucionario”. “El Bilbao siempre es el Bilbao. Son partidos de mucha intensidad, pero seguro lo será aún más con Bielsa”, subrayaba Guardiola Para Guardiola “Los equipos de Bielsa son muy agresivos, no te dejan respirar, llegan siete al área, pierden el balón y defienden once. Sus partidos son todo arriba y abajo, arriba y abajo, sin parar.”

El partido perdió en calidad por la tromba de agua que no dejo de caer. Pero la lluvia siempre la pone un tinte dramático al espectáculo.

Por dos carambolas del destino, vino el segundo gol de los dos equipos. Messi por fin marcaba en San Mames y Victor Valdés, tras romper el récord de Reina la semana pasada, finalmente recogia el balon de dentro de la porteria.

Antes del pitido final Bielsa cambio a Muniain y a Fernando Llorente, dos leones que merecian que no solo los mojara la lluvia sino el afecto, el reconocimiento y el aplauso de la grada.

Un partido de este calibre, de esta intensidad, de este pundonor no podía mas que terminar en tablas. Un 2 a 2 para el recuerdo.

El final, bajo ese diluvio, hizo que por primera vez en 90 minutos el publico se relajara y regalara una merecida ovación a los jugadores.

Dicen que los dos técnicos buscan la esencia del fútbol.

Esta noche, en La Catedral, le respondieron la pregunta al niño.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba