SPORTYOU

Archivo
1 de diciembre de 2021 1/12/21

Opinión

Opinión

La diferencia entre bueno y excepcional


  • 19 de junio
    de 2013
  • Rogelio Rengel Ros

Iker Casillas y Arjen Robben en la final del Mundial Sudáfrica 2010

Muchas veces confundimos lo bueno con lo excepcional. Es muy difícil ser bueno, pero ser excepcional es casi imposible.

Perico Delgado era bueno, muy, muy bueno. Ganó un Tour y quedó segundo y tercero en otros, pero Miguel Induráin ganó cinco. Delgado era bueno; Induráin, excepcional. Carlos Moyá era muy bueno; llegó a ser número 1 del mundo, ganó Roland Garros y llegó a la final de Australia. Pero Rafa Nadal es excepcional.

En el futbol llevamos años disfrutando de una generación de futbolistas excepcionales. Casillas, Xavi Iniesta son tres jugadores fuera de lo común. Se van haciendo mayores y por detrás están apareciendo futbolistas que son buenos. Pero me pregunto: ¿llegarán a su nivel? Sinceramente, no lo creo.

El paso de ser bueno a excepcional es pequeño. La definición está en la parada de Casillas a Robben en la final de la Copa del Mundo. Robben es bueno; Casillas, excepcional.

Después del triunfo de la ‘Rojita’, todo el mundo compara a la Sub 21 con la A, y creo que eso es malo porque hace que proyectos de jugador puedan pensar que son buenos y están al nivel de las excepciones. A la generación de Thiago, Isco y De Gea les queda mucho camino para poder ser llamados excepcionales, de momento solo son buenos.

Volver arriba