Archivo
21 de noviembre de 2017 21/11/17

Opinión

Opinión

La cínica revisión del señorío


  • 15 de marzo
    de 2011
  • José Miguélez

Las encuestas a pie de Bernabéu, esa costumbre obsesiva que Florentino ha establecido como rìgido sistema de respiración, han reformado al Madrid hasta volverlo irreconocible. Para justificar la patada en el culo a Pellegrini, a quien los entrevistados no mostraban demasiado cariño, y justificar la llegada de Mourinho, cuya popularidad en las encuestas se disparó tras eliminar al Barca con el Inter, Florentino ya hizo un juego verbal de malabares y trató de convencer al personal de que eso era exactamente la estabilidad prometida en su retorno a la poltrona. Ahora ha ido más lejos, y en la rendición a los caprichos de Mourinho a la que le han condenado los sondeos efectuados a orillas de Chamartín, el presidente blanco decreta que el señorío, el pilar que sostuvo durante décadas a la institución, es exactamente Mourinho y sus inagotables quejas. Y para demostrar la revisión del sagrado concepto, luego, aunque de forma extraoficial, alguien de esa casa deslizó, y encontró quien lo coreara en su nombre, que hay truco dopante tras el éxito de sus rivales. En suma, Florentino pretende cìnicamente conservar las palabras que lo definen, pero indiscutiblemente el Madrid es otro.

El que nunca cambia es Forlán, que aprovechó su última entrevista en Italia para pregonar, sin quitarse el brazalete de capitán que caprichosamente le han colgado, sus ganas de abandonar el Atlético (al menos ya dice que los rojiblancos no son menos que el Madrid). Y la verdad es que el deseo del hincha del Peñarol es una vieja urgencia del club que la ceguera de los dueños sigue sin resolver. O se le abre la puerta, lo ideal, o se le cierra la boca. No hay otra. Y luego, que Florentino le ponga al asunto el nombre que quiera.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba