SPORTYOU

Archivo
20 de octubre de 2021 20/10/21

Opinión

Opinión

Koeman, desordenadamente ordenado


  • 20 de septiembre
    de 2021
  • Iñaki Cano

El FC Barcelona, en la derrota frente al Granada CF, demostró como se puede hablar antes de cómo se quiere jugar para acabar el partido ordenadamente desordenados, Johan Cruyff se inventó a un central, José Ramón Alexanco, como delantero centro en momentos de crisis. Treinta y cinco años después, Ronald Koeman copia al maestro y saca a Piqué al terreno de juego desde el banquillo para ejercer de delantero centro salvador que medio tape el desorden azulgrana. Colaboró y eso es de reseñar en el gol de Araujo que sirvió para empatar el partido (1-1) frente al Granada en un galimatías táctico que despistaba al más pintado.

El desorden táctico del Barça no es permisible en un equipo como el del Camp Nou, porque le marquen un gol nada más comenzar el partido. A un equipo del nivel y del nombre de los azulgrana, no se le puede dar por bueno sólo la entrega y la lucha de sus jugadores para remontar un resultado contra el Granada. Sólo faltaría que los jugadores del Barça no lo hicieran.

Nadie, ni tan siquiera el jefe del equipo, Koeman, fue capaz de ordenar a un equipo que con 90 minutos por delante se perdió en protestas y cambios constantes de posición que terminaban en nada porque el desorden confunde y a este Barcelona le enredan tantas cosas fuera, que terminan por embrollar a todos.

Malos tiempos para la lírica en Can Barça. Llevan décadas vendiéndonos la historia del gen del buen juego del Barça con la milonga del toque, con las estadísticas de la posesión y con la película de que a los aficionados ‘culés’ no les importa ganar o perder porque lo que de verdad quieren, es ver jugar ‘bonito’ a su equipo. Y, seguramente se lo creerán, pero como a todos, lo que de verdad quieren los culés es ganar, aunque sea con Piqué de delantero centro en los cinco últimos minutos rompiendo su dorado gen.

Que no nos vendan más historias. El Barça como todos los equipos del mundo, cuando no van ganando y el tiempo se agota, hacen lo que todos: ‘Balones a la olla no sea que terminen en la hoya’. Es decir: «A mi el pelotón que los arroyo o de lo contrario nos metemos en un profundo hoyo». De ese agujero le va ha costar salir al Barça porque el famoso entorno azulgrana, otra película más, no ayuda en absoluto. Por eso deben tener claro los que mandan y los que obedecen, que es lo que quieren y cómo lo quieren hacer con lo que tienen y con lo que deben.

Basta ya de argumentos que desvíen la atención de la auténtica verdad. Ordenen el desorden que tienen en los despachos y en el vestuario y después, véndannos la novela que quieran, pero por favor no más milongas que ya somos mayorcitos todos y algunos, como yo, viejetes, que las hemos visto de todos los colores incluso azulgranas.

Volver arriba