SPORTYOU

Archivo
7 de julio de 2022 7/07/22

Rio 2016

Cheruiyot se toma venganza sobre Ayana en los 5000

Vivian Jepkemoi Cheruiyot, de Kenia

La campeona de los 10.000 metros claudicó en la recta final de la carrera ante la keniana, que además batió el récord olímpico de la distancia


20 de agosto de 2016 - Sportyou

La etíope Almaz Ayana falló al intentar el más difícil todavía: tras proclamarse campeona en el 10.000 (con un estratosférico récord del mundo incluido), se quedó sin la ansiada victoria en el 5.000. La campeona de los 10 kilómetros cedió en la recta final ante la dupla keniana formada por Vivian Jepkemoi Cheruiyot, que conquista su primer oro con récord olímpico (bate el 14:40.27 que estaba vigente desde Sydney 2000 para ponerlo en 14:26.17), y Hellen Onsando Obiri.

Ayana, una atleta a la que teóricamente se le da mejor el 3.000 o el 5.000 que el 10.000, falló en la recta final de su intento de emular a Mo Farah, que buscará hacer este sábado el doblete que ya conquistó en Londres. De hecho, la etíope corrió esta final más lenta que la segunda parte de la que le acabó dando el oro: los segundos 5.000 de aquella final los hizo en 14:31 por el 14:34 en el que corrió este viernes, en la penúltima sesión vespertina del atletismo en Río.

Cheruiyot se ha resarcido así del amargor que le produjo perder la final en Londres, en la que fue segunda, y sobre todo de su decepción en los 10 kilómetros, donde tuvo que ver cómo Ayana se convertía en la estrella del momento de las carreras de fondo. La keniana de 33 años afrontaba la cita de Río con ilusión por cerrar su etapa olímpica con un éxito, ya que por edad sabe que no va a llegar a su máximo nivel a Tokio, si es que no se retira antes.

D’Agostino no corrió, Hamblin fue última

Las protagonistas de la semifinal de los 5.000, la estadounidense Abbey D’Agostino y la neozelandesa Nikki Hamblin, no lo fueron en la final. La primera ni siquiera corrió, ya que en la caída se produjo una lesión más grave de lo que parecía en un momento: rotura de ligamento cruzado y de menisco. Su compañera en aquel inolvidable gesto sí lo hizo, pero acabó muy lejos: última, a casi 20 segundos de la penúltima… pero con mejor marca personal.

Volver arriba