SPORTYOU

Archivo
19 de noviembre de 2019 19/11/19

Mundial de Clubes

Kashima, con Zico empezó todo

El equipo finalista en este Mundialito es el más laureado del fútbol japonés gracias en gran parte al paso del brasileño como jugador y entrenador


15 de diciembre de 2016 Masato Sugimori - Sportyou

‘Oliver y Benji’ (‘Kyaputen Tsubasa’ en japonés)causó tal boom en Japón en los años 80 que cada vez eran más los jóvenes que se pasaban del béisbol al fútbol. No obstante, las diabluras y las jugadas fantásticas -algunas rozando lo imposible- están bien para que la gente se enganchara al deporte rey, pero faltaba algo para dar un paso adelante como profesional. Y ese algo se lo dio Zico, el mítico brasileño llamado el ‘Pelé blanco’, a través del Kashima Antlers, donde militó tanto como jugador (1991-1994) y como entrenador (1999).

Lo dice Mitsuo Ogasawara, capitán del Kashima, en una entrevista para la FIFA: “Zico es un ídolo brasileño y nos enseñó cómo deben prepararse y jugar los profesionales, y cómo gana un equipo. Nos enseñó lo que era importante cuando se trataba de ganar”. Según Ogasawara, ese “espíritu y estilo de fútbol ganador” que implantó el brasileño se ha ido transmitiendo a lo largo de las generaciones. Razón no le falta, pues Masatada Ishii, actual entrenador que acaba de llevar al Kashima a su primera final en un Mundial de Clubes, fue compañero de Zico durante cuatro temporadas. Quizás no disponga de la mejor delantera ni de la mejor defensa, pero la intención siempre es la que tenía Zico, jugar a un fútbol alegre como está demostrando en este campeonato.

“Creo que ha sido un factor primordial para los numerosos títulos que ha ganado el Kashima”, afirma Ogasawara. No en vano, no solo es el equipo con más ligas -8-, sino que nadie ha ganado más que el Kashima en cada competición nacional de las tres más importantes (Liga, Copa de la Liga y del Emperador), con 18 títulos en su totalidad.

Zico comenzó su andadura en el Kashima en 1991, aunque específicamente lo hizo en el Sumitomo Metal, el club antecesor del Kashima. Hasta la creación de la J-League en 1993 no había clubes, sino equipos amateur de empresas como el Sumitomo, una fabricante de aceros y metales. Con la llegada de Zico, que llenaba los estadios fin de semana tras fin de semana, el club se tomó en serio la profesionalización, cambiando desde el nombre hasta el escudo en 1992. Mientras, Zico convencía a excompañeros del Flamengo como Leonardo y Alcindo Sartori para jugar en la J-League, ayudaba a que se integraran otros compatriotas en la Liga japonesa… promovió el fútbol japonés a tal nivel que el Kashima tiene alrededor del estadio una estatua suya y una placa con sus huellas a modo de agradecimiento.

Tras retirarse en 1994, Zico regresó al Kashima en 1999 pero esa vez como entrenador, para salvar a un equipo que se iba a pique y lo salvó pero al acabar la temporada se fue para gestionar el Centro de Futebol Zico. Han pasado 16 años desde su salida, pero su espíritu sigue muy vivo en el Kashima, porque con Zico empezó todo.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba