Archivo
22 de Agosto de 2017 22/08/17

LaLiga Santander

Jovetic, otro genio que busca refugio en Nervión

Stevan Jovetic, en el Inter

El jugador montenegrino no ha tenido fortuna desde que salió de la Fiorentina, pero el Sevilla de Sampaoli parece el sitio perfecto para que vuelva a despegar


11 de Enero de 2017 David de la Peña - Sportyou

El escepticismo que generó en algunos sectores la llegada de Samir Nasri al Sevilla, y el posterior gran rendimiento que está dando el francés en el equipo de Sampaoli, ha hecho que el fichaje de Stevan Jovetic pueda afrontarse con un mayor grado de ilusión. A fin de cuentas, se trata de perfiles parecidos: dos potenciales cracks de talla mundial que, por falta de continuidad, polémicas, o problemas con las lesiones, no han conseguido alcanzar el nivel que se les presuponía en sus inicios.

Jovetic fue uno de los múltiples descubrimientos de Pantaleo Corvino, un reputado director deportivo dentro del fútbol italiano. Corvino se hizo famoso en el Lecce por firmar a Berbatov, Bojinov o Vucinic -el mercado balcánico es una de sus grandes especialidades-, lo que le sirvió para fichar por la Fiorentina, donde hizo un excelente trabajo. Stevan Jovetic, que llegó del Partizan de Belgrado en 2008 a cambio de unos 10 millones de euros cuando sólo tenía 18 años, fue una de sus mejores aportaciones al club toscano.

Con Cesare Prandelli en el banquillo y acompañando a Alberto Giladrino en el ataque, Jovetic comenzó a demostrar que se trataba de un jugador con potencial de crack, y terminó de confirmar esas expectativas en el primer año de Vincenzo Montella en el Artemio Franchi, durante la temporada 2012/2013. El montenegrino era el 9 -con muchísima libertad- de un equipo que alcanzó su máximo nivel cuando él, Ljajic y el colombiano Cuadrado coincidieron en la línea de ataque.

La Fiorentina de Montella y el Sevilla de Sampaoli

La incorporación de Sampaoli, la apuesta por Lillo en su equipo técnico, y fichajes como los de Nasri o Ganso dejan claro que la dirección deportiva del club pretendía dar un giro con respecto a lo que se había estado haciendo con Unai Emery. La apuesta por un modelo de juego más relacionado con el balón tiene como objetivo que el Sevilla de un salto cualitativo, y a tenor de los resultados -es segundo en liga y ha vuelto, por fin, a los octavos de final de la Liga de Campeones- queda claro que el proceso va por buen camino.

Jovetic encaja como anillo al dedo en esta propuesta, y algunos conceptos son similares a los que tenía aquella Fiorentina de Montella, en la que alcanzó el mejor nivel de su carrera. El hoy técnico del Milan desarrolló desde el primer día un sistema en el que David Pizarro -un organizador de categoría- era su mediocentro, con Borja Valero como uno de sus interiores y con puntas móviles, capaces de asociarse en el último tercio de campo, como Jovetic o Ljajic.

El montenegrino es un ‘9’ al que le gusta moverse entre líneas o hacia la banda izquierda para participar en la circulación de balón, con un gran golpeo a puerta y una facilidad tremenda para ofrecer soluciones en espacios reducidos. Con él en el campo, el Sevilla tiene un jugador para mejorar la calidad de su posesión, pero también para producir ocasiones de gol con más continuidad, ya sea para que él las finalice -aunque no sea un ‘9’ puro-, o para que produzca el desequilibrio con una pared, un último, o un penúltimo pase.

Las lesiones musculares, su principal problema

No hay duda alguna de que Stevan Jovetic es, conceptualmente, un fichaje exquisito para el Sevilla. Encaja en el modelo de juego y eleva el nivel de la propuesta. Su único ‘pero’ son las lesiones musculares, la lacra que le ha perseguido durante toda su carrera, en ocasiones en la Fiorentina, y de forma constante en el Manchester City, donde probablemente el hecho de no jugar con regularidad provocaba que, en el momento en el que entraba en el ritmo de competición, sufriese alguna dolencia que volvía a apartarle del equipo.

El gran reto, por tanto, será que vuelva a tener continuidad. Desde que salió de la Fiorentina en 2013, ni en Manchester City ni en Inter ha logrado jugar con regularidad, y aunque es evidente que cualquier jugador del mundo lo necesita, su complexión física ‘le obliga’ especialmente: Jovetic necesita mantener sus músculos ‘acostumbrados’ al ritmo de competición. En caso de ser así, hay pocas dudas de que el impacto de su fichaje será enorme. La liga española ya ha ‘resucitado’ a los Samir Nasri, Kevin Prince Boateng o Alexandre Pato. ¿Será Jovetic el siguiente?

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba