SPORTYOU

Archivo
26 de agosto de 2019 26/08/19

Opinión

Opinión

Jordi Alba sigue corriendo


  • 03 de julio
    de 2012
  • José Miguélez

Jordi Alba, durante la Eurocopa, contra Portugal

Del Barcelona lo echaron por el físico, precisamente la cualidad que ahora lo ha devuelto por 14 millones de euros. Paradojas del fútbol. Entonces, de niño, a la joya de La Masia le reprochaban su estatura, demasiado canijo para ganarse la vida con esto. No es que el Barça sea de los equipos que prioricen el músculo sobre el talento, pero conservar la fe en Jordi Alba les resultó excesivo. El zurdo demostró de sobra luego, ya en el Valencia, que el tamaño es lo de menos cuando se domina el balón. Y que, pese a las apariencias, lo mejor de su repertorio está justamente en el apartado físico. Juega con botas, como todos, pero en el fondo va en moto. Corre, corre, corre y no para de correr. No se cansa nunca. Lo ha demostrado en la Eurocopa, del que salió como futbolista revelación. Tomó el carril izquierdo y lo recorrió cientos de veces a toda pastilla, con el mismo despliegue de facultades en el primer minuto del partido que en el último de la prórroga. Si entra a la carrera en el túnel de la M-30, salta el radar. Jordi Alba, un bestia.

Por si fuera poco esfuerzo, el calendario vuelve a poner a prueba su asombrosa capacidad pulmonar. Luis Milla le ha incluido en su lista inicial para los Juegos Olímpicos (sin ningún jugador del Madrid en ella, todo un síntoma) pese a tener la Eurocopa tan reciente. También a Mata y a Javi Martínez, pero apenas han intervenido en Polonia. Jordi Alba lo ha jugado todo. Una especie de más difícil todavía que no habrá gustado demasiado a su nuevo club, tan reacio a que a los suyos les sobrecarguen el calendario. Los azulgrana ya negociaron al oído de los responsables que a Busquets no convenía llevarle a Londres, que podría reventar. Pero como Jordi Alba no era suyo, no negoció. Y ahora ha visto que el chico doblará compromiso en el verano (bueno, salvo que su habilidad para la diplomacia consiga incluirle entre los cuatro futbolistas que se bajarán el día 20 de la lista definitiva). Alba se ve capacitado e ilusionado para afrontar el reto. Así que todo apunta a que el Barça lo recibirá presuntamente tieso al comienzo de curso. El destino, que es así de caprichoso. Lo despreciaron un día en el Camp Nou por su físico y ahora se ponen a rezar porque Jordi Alba sea sobrehumano. Desde luego, si no lo es, lo parece.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba