SPORTYOU

Archivo
24 de octubre de 2019 24/10/19

Opinión

Opinión

Jordi Alba fue la mejor noticia


  • 13 de noviembre
    de 2011
  • José Mendoza

En un partido agridulce, Jordi Alba fue la mejor noticia. Cuajó un gran encuentro ante una selección de nivel, y un rival tremendamente rápido como Theo Walcott. El lateral se incorporó al ataque con criterio. Su mejor subida, una en la primera parte, en la que recibió un pase de Villa y asistió a Silva, que no llegó por poco al centro. Era una clara jugada de gol, que no se cerró por centímetros. También estuvo acertado en defensa, como en una anticipación a un delantero inglés en la segunda parte. Aunque su despeje casi se convierte en autogol y el colegiado se equivocó al señalar falta, la jugada dejó constancia de la buena colocación y el sentido de la anticipación de Alba. Son dos jugadas que reflejan sus características, lo que puede aportar a la selección española. Sigo pensando que José Enrique debería tener una oportunidad y le veo mejor jugador que el valencianista, pero Jordi Alba está respondiendo a la confianza de Del Bosque, y en un puesto que ha estado en el ojo del huracán desde que Capdevila se ha marchado al Benfica. La lista de candidatos se va reduciendo poco a poco, y Jordi Alba se sitúa en la pole.

Pocas cosas más agradables dejó el envite de Wembley, más allá del esperado récord de Casillas. En cuanto al colectivo, me quedo con la rapidez con la que se recuperaba el balón. Le duró muy poco a los ingleses, que durante muchos minutos ni pasaron del centro del campo. Sergio Ramos fue fundamental en esa labor. Su velocidad, al igual que ha ocurrido en el Real Madrid en las últimas jornadas, ayuda a España a robar el balón más rápido. Si Puyol vuelve a sufrir con las lesiones ya no debemos temer por la falta de minutos de Albiol en su club, ni por la poca confianza de Del Bosque en otros centrales.

A nivel ofensivo, no tengo la menor duda de que el resultado final habría sido muy diferente si el partido hubiera sido oficial. Con el acelerador pisado, España habría destrozado a una Inglaterra triste, incapaz de proponer argumentos ofensivos. Un asunto bien diferente es que España se está mal acostumbrando a jugar los amistosos al ralentí, con una posesión de balón que no se traduce en ocasiones, con poca verticalidad. Pero no es motivo suficiente para dramatizar. Ya se enchufarán.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba