SPORTYOU

Archivo
20 de octubre de 2021 20/10/21

Opinión

Opinión

Joao, una expulsión de juveniles


  • 18 de septiembre
    de 2021
  • Iñaki Cano

No hay duda de que el colegiado del Atlético de Madrid-Athletic Club, Jesús Gil Manzano, no estuvo a la altura del choque. Tampoco tienen dudas los rojiblancos del Metropolitano que el colegiado extremeño de Don Benito tiene algo en contra del club colchonero. No sólo por el arbitraje del último partido del Atlético de Madrid, sino por otros encuentros en los que casi siempre estuvo equivocado para los intereses de los del Cholo Simeone.

Podemos aceptar todo lo anterior si uno es seguidor del Atlético de Madrid. Incluso si no eres del Atleti puede parecer que no estuvo fino Gil Manzano, pero de lo que se debería hablar un poco más, es del incorrecto proceder de Joao Félix. Él si que no está fino desde hace tiempo y eso le está pasando factura. No le salen las cosas y se pierde en otras menos futbolísticas.

Sin pensar mal, ni de entrada estar en contra de las decisiones de Gil Manzano en la jugada de Joao Félix, es verdad que la amarilla nos puede parecer un poco dudosa porque el portugués ni mira ni aparentemente busca la cara del jugador del Athletic, que le agarra de la camiseta cuando se iba. Lo que nadie puede negar, es que el joven futbolista hizo una de juveniles.

Un jugador de ese nivel, de la élite, del Atlético de Madrid campeón de LaLiga, por un agarrón que termina en amarilla al agarrado por un manotazo involuntario, no puede acabar en una tarjeta roja por llamarle loco al juez del partido y, por si no lo hubiese escuchado, repetírselo además en la cara de Gil Manzano y con el elocuente gesto del dedo indice en la sien.

A Jesús Gil Manzano, predisposición en contra o no del Atlético de Madrid, le es inevitable expulsar al futbolista al que todo el Metropolitano y el mundo entero le ha visto con gestos y le ha leído los labios portugueses diciéndole: «Tú estás loco. Tú estás loco».

No hay más preguntas señoría. Los atenuantes no existen en la acción de Joao Félix. No hay un elemento positivo que suprima pero que al menos reduzca la responsabilidad del futbolista. El posible error de Jesus Gil Manzano, por el supuesto y previo mal intencionado manotazo del portugués, no puede servir para justificar las palabras y gestos del ‘7’ sobre el juez del partido. Se ha equivocado y ahora tendrá que apechugar con la culpa correspondiente y que seguramente le traerá más retardos en su integración al equipo del Cholo, pese a que éste le estaba dando minutos de confianza aunque Joao no estuviera respondiendo.

Gil Manzano puede haberse equivocado mucho durante el partido, pero sin duda el más errado ha sido el portugués que debe preocuparse más por su juego y rendimiento y nada por el juicio mental del árbitro. No sólo para firmar grandes contratos están las cabezas de algunos, también deben de servir para cumplir con lo que se espera de él desde que llegó al Atlético de Madrid que pagó, y Joao no tiene la culpa, 120 millones de euros, que también pesan en el juicio al que le están sometiendo los socios del Atleti.

Volver arriba