Archivo
25 de septiembre de 2018 25/09/18

Más Deporte

Javier Gómez Noya, el corazón insumiso del triatlón

Javier Gómez Noya

Entrevista a uno de los deportistas españoles que más ha brillado en el triatlón mundial, a unos meses de la disputa del esperado Mundial de Kona


19 de junio de 2018 Fran Serrano - Sportyou

Javier Gómez Noya es el triatleta español más laureado, pese a que su camino hasta la élite ha sido de todo menos fácil. Comenzó a jugar al fútbol, pero su escasa técnica le hizo centrarse en la natación. Su superioridad en el agua le llevó a probar el triatlón, a pesar de que solo tenía quince años.

Su primer revés llegó pronto: con 16 años le confirman que tiene problemas en el corazón y que no podía hacer deporte, pero él ya tenía corazón de atleta. Le tocaban tiempos de lucha e investigación, y tras años de duras batallas consiguió la licencia para competir. Tras tocar el cielo y convertirse en una referencia mundial del triatlón, cuando las opciones de conseguir el oro en Río 2016 eran factibles, una lesión un mes antes le dejó viendo los Juegos Olímpicos por televisión. Pero rendirse no era una opción y, nuevamente, ha vuelto a demostrar de lo que es capaz.

En plena preparación del Mundial de Kona, Gómez Noya atiende a Sportyou durante la presentación de una campaña de Bridgestone, uno de sus patrocinadores:

Acaba de debutar en tu primer Ironman, donde quedó segundo, ¿esperaba tan buen resultado?
No esperaba el tiempo que he hecho, no esperaba bajar de las 8 horas. El puesto dependía de mis rivales, me he encontrado con Braden Currie, un rival que ha estado fortísimo que ha batido el récord de la carrera por 8 minutos y no le pude ganar pero contento con mi rendimiento. Como esperaba también cometí algunos errores, que espero tratar de mejorar en el futuro. Me quedo con que ha sido una buena carrera y un buen aprendizaje.

Como dice, Braden Currie quedó primero y usted acabó a una diferencia de un minuto y 40 segundos. Ha sido el segundo triatleta en bajar de las 8 horas en su debut… Estará contento, ¿no?
Estoy muy contento, el circuito de Cairns no es especialmente rápido. Hizo bastante viento, muchos teníamos el viento de cara que al final te frena un poco pero contento con eso y no tan contento con algunas cosas, en la manera que las he gestionado en carrera y que creo que puedo mejorar. Los últimos 10 km para mí fueron de supervivencia y no fui competitivo y ahí era donde se decidía la carrera y no pude estar al nivel de Currie. Espero poder mejorar, entrenar algunas cosas de forma diferente a lo que hacía hasta ahora, pero era la primera carrera y se trataba de aprender y verme en la situación de competición para sacar conclusiones a la hora de entrenar y para gestionar la carrera tácticamente en la propia competición.

Ha hablado de esos 10 kilometros. ¿Qué se le pasaba por la cabeza cuando notaba que las fuerzas ya no le daban para más?
Ahí sabía que era una cuestión de llegar a la meta como fuera, conseguir beber en todos los avituallamientos y centrarse en poner una pierna delante de la otra y no pensar demasiado más que en mí mismo y controlar los músculos para no hacer un gesto de más que me pudiese provocar un calambre, simplemente tratar de llegar a línea de meta. Currie  bajó mucho el ritmo, pero menos que yo y consiguió ganar. He aprendido que esos últimos kilómetros, el que sea capaz de correr decente, pues al final tiene muchas posibilidades de ganar pero al ser una carrera tan larga pues todos pasamos penurias.

Ahora en octubre llega Mundial de Kona, ¿cuál va a ser la planificación hasta entonces?
Lo más importante es el entrenamiento, el trabajo del día a día . Haré algunas competiciones de preparación, una de ellas el mundial de medio Ironman en Sudáfrica y de ahí una concentración en Hawái para intentar adaptarme a la climatología, conocer bien el circuito y simplemente prepararme lo mejor posible.

Hace 10 años debutó en su primer mundial en categoría élite…
Bueno, gané mi primer mundial hace 10 años pero ya había corrido. Mi primer mundial élite fue hace 14 años.

¿Esperaba una carrera tan exitosa?
No. Cuando empiezas tienes ilusión y sueños por alcanzar pero siempre he sido bastante realista y he ido año a año. Los resultados han ido viniendo pero no me planteaba ser ocho veces campeón del mundo en diferentes disciplinas, en diferentes distancias y he conseguido más de lo que esperaba, así que por ello, estoy muy orgulloso de mi carrera.

Comenzó con 15 años, y ya lleva 20 como profesional. 5 oros mundiales, 4 europeos, una plata olímpica más las Series mundiales ¿Lleva la cuenta de todas las medallas y logros que ha conseguido?
Creo que sí, las importantes desde luego que sí, seguro que alguna se me escapa porque llevo muchísimas competiciones. Algo que también me gustaría saber son las carreras en las que he participado porque desde que comencé en Galicia, me he recorrido toda España y todo el mundo compitiendo. El cuerpo lleva ya mucha caña pero lo bueno es que la cabeza todavía está con ganas de más, con motivación, este año con un nuevo reto pues estoy como cuando tenía 20 años, ilusionado por hacer cosas nuevas y estoy disfrutando todavía.

Entre Fernando Alarza, Mario Mola y usted, entre otros, han convertido a España en una potencia mundial en el triatlón masculino. ¿Cómo ve el futuro?
Iván Raña nos puso en el mapa fue el primer campeón del mundo español y ahora hay una generación que está dominando a nivel mundial, algo que tampoco es muy realista considerando lo que supone el triatlón en España comparado con otros países. Hay que disfrutar del momento, aprovechar el tirón y que salga gente joven, que se siga trabajando bien. Ver a Mario Mola dominando la distancia olímpica, Fernando Alarza luchando por el pódium, Vicente Hernández también peleando, entre otros españoles, es un lujo. Esperemos que desde las federaciones e instituciones se siga apoyando el deporte para que podamos continuar en esa línea.

En una entrevista hace un tiempo, le preguntaron dónde se vería dentro de 10 años. Contestó que seguramente entrenando, pero no lo sabía. Le vuelvo a preguntar: ¿dónde se ve dentro de 10 años?
Supongo que ya no estaré en activo al máximo nivel porque tendré 45 años(se ríe), pero seguro que entrenando y haciendo deporte porque me encanta y lo disfruto. Quizás con otro chip, ya no a nivel competitivo, sino tratar de sentirme bien, de disfrutar, de hacer deporte y dedicándome a otras cosas.

¿La música solo es un hobby?
La música es un hobby, si alguien me da la oportunidad yo encantado (se ríe). Es algo que me gusta mucho, ojalá tuviera más tiempo y pudiera tocar más y mejor.

¿Tiene alguna superstición o ritual antes de las pruebas?
No supersticiones como tal, intento seguir la misma rutina, sobre todo si la anterior me ha dado buenos resultados. Repito calentamientos, repito el desayuno, con cuanta antelación hago las cosas antes de la carrera. Intento seguir un protocolo, pero la experiencia de haber viajado por todo el mundo, es que a veces no puedo hacer las cosas como me gustaría por logística, ya que es imposible, entonces tienes que tener esa capacidad de ser flexible y de adaptarte a lo que te viene.

Si no fuese triatleta, Javier Gómez Noya sería…
No lo sé, porque yo creo que al final el deporte es mi vida, mi pasión y siempre tuve claro que quería hacer esto. Imagino que con suerte tendría un trabajo de cualquier otra cosa y haría deporte como hobby. He tenido suerte de tener talento y trabajo para llegar arriba pero sino pues a algo en el mundo del deporte sin ser deportista profesional o igual en la música quien sabe (risas).

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba