SPORTYOU

Archivo
21 de octubre de 2021 21/10/21

Pilotos

La investigación de la FIA a Vettel tiene poco que ver con Vettel

El incidente entre el alemán y Lewis Hamilton ha abierto una lucha de poder político en el seno de la Fórmula 1, que va más allá de lo puramente deportivo


30 de junio de 2017 David Sánchez de Castro - Sportyou

La FIA ha abierto una investigación para determinar si la acción de Sebastian Vettel sobre Lewis Hamilton en el GP de Azerbaiyán fue constitutiva de algo más que de una simple sanción de 10 segundos y un stop&go. No lo hacen porque crea que sea tan grave, sino porque saben que el colegio de comisarios de esa prueba (Paul Gutjahr, Enzo Spano y el ex piloto Danny Sullivan) no estuvo acertado.

Es muy raro que la FIA se meta en estos berenjenales. Saben que, muchas veces, los jueces de las carreras no están a la altura de lo esperado, pero hasta el momento habían aceptado su dictamen. Lo que pasa en la pista, se queda en la pista. Ahora, en ese espíritu renovador que han imbuido los dueños de Liberty y ante la controversia que ha generado entre los fans y los pilotos, han decidido reabrir la herida. No todos están de acuerdo. El retirado Jenson Button, por ejemplo, ha señalado que es innecesario seguir insistiendo en la polémica: «El GP de Azerbaiyán fue un placer de ver. ¿Por qué? Porque la adrenalina y las emociones fueron altas. Lo que hizo Vettel fue estúpido y fue penalizado. Avancemos».

En otro mensaje, en respuesta a un fan, el propio Jenson afirma que, si otro piloto vuelve a hacer eso, ahora ya sabe que será sancionado con 10 segundos que equivalen a 30 segundos con la entrada en boxes, y por tanto la carrera se acaba.

Button no ve que, en realidad, lo que está haciendo la FIA con esta situación es avisar a todos los pilotos de que van a estar más encima de ellos. Sebastian Vettel, sea sancionado o no con mayor dureza, servirá a partir de ahora como un elemento ejemplarizante para el resto de pilotos en la parrilla. El hecho de que la FIA reabra el caso es tanto o más importante que el castigo (o su ausencia) en sí al tetracampeón de Ferrari.

También deja entrever el statu quo político que hay ahora mismo en el Gran Circo. Desde Gran Bretaña han presionado todo lo que han podido o más para defender los intereses de Mercedes, que son los de Lewis Hamilton y que son los suyos. La Pérfida Albión sigue siendo el epicentro político de la Fórmula 1, y saben que un varapalo a una Ferrari creciente puede decantar la balanza del campeonato. Pocos más patriotas que los muy orgullosos británicos con sus deportistas, especialmente con los que ganan.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba