SPORTYOU

Archivo
19 de julio de 2024 19/07/24

Opinión

Opinión

Interpretación positiva


  • 29 de enero
    de 2011
  • Eduardo Torrico

Más allá de si lo del pasado miércoles en Sevilla fue gol fantasma o fue simplemente gol, hay un hecho innegable: la FIFA y el International Board continúan sin poder resolver los tres grandes problemas que tiene el juego del fútbol como tal. Me refiero al fuera de juego, al penalti y al balón que no se sabe si traspasa o no la línea de la portería.

No voy a caer en la prepotencia de decir a la FIFA y al International Board cómo deben solucionar tres problemas para los que no han dado con la solución en más de un siglo, pero creo que la situación sería mucho más llevadera y que se producirían menos controversias si se ordenara a los árbitros interpretar de forma positiva las Reglas del Juego en lugar de interpretarlas de forma negativa.

Lo que dicen las Reglas del Juego es que en caso de duda el árbitro no debe señalar la infracción o no debe conceder gol. ¿Y por qué no al revés? ¿Por qué no facultar al árbitro para que pite penalti en caso de duda o para que conceda gol en una jugada conflictiva como la del Sánchez Pizjuán? Si los defensas tuvieran la certeza de que, cada vez que empujan (por muy ligero que sea el empujón) o sujetan a un contrario dentro del área, les iban a castigar con penalti, seguro que se lo pensarían dos veces. Si cada mano dentro del área se señalara como falta, no habría polémica sobre la voluntariedad o la involuntariedad. Todo ello redundaría, además, en el espectáculo, porque con esa interpretación positiva de las Reglas del Juego se generarían muchos más goles y no olvidemos que la esencia del fútbol es el gol, por mucho que los que ahora poco menos que se autoproclaman inventores de este deporte quieran convencernos de que lo importante no es marcar goles, sino tener la posesión del balón durante mucho tiempo.

Ya sé que todo esto tiene mucho de utópico, porque los primeros que se negarían a una interpretación positiva del penalti, del fuera de juego o del gol fantasma serían los árbitros. De hecho, ya se han negado. Hace unos años la FIFA dio orden a árbitros y linieres de que, en caso de duda, no señalaran fuera de juego, pero éstos rechazaron acatar la directriz y siguen señalando fuera de juego cuando un jugador está en línea o está próximo a la línea. Por regla general, el árbitro es un ser humano sin demasiada personalidad y, por tanto, tendente a la cobardía. El árbitro está convencido de que, en una situación de posible polémica, es menos malo no conceder un gol que concederlo, no pitar un penalti que pitarlo, señalar un fuera de juego que no señalarlo…Sin embargo, el perjuicio es el mismo, pero al menos haciendo lo contrario de lo que hacen los árbitros se estaría primando el ataque sobre la defensa. Es decir, se estaría primando el espectáculo.

¿Fue gol lo del Sánchez Pizjuán? Tras ver innumerables tomas en televisión, no estoy capacitado para decir si lo fue o no lo fue. Tiene fundamento el análisis de grafismo efectuado por Cuatro, en el que parece que un casquete del balón no llega a cruzar la línea. Pero me parece absurdo que por una cuestión de milímetros se prive a un equipo de un gol que le corresponde en justicia. Mientras no se implanten microchips en la pelota, no se pongan cámaras en los postes, no haya “ojo de halcón” o no llegue otra tecnología que sustancie el problema, lo mejor sería dar por válidos los llamados “goles fantasmas”.

Temas relacionados: ,
Volver arriba