Archivo
20 de noviembre de 2017 20/11/17

Opinión

Opinión

El insaciable y el perezoso


  • 13 de septiembre
    de 2017
  • Iñaki Cano

No pretendo cargar las tintas sobre Gareth Bale pero cada jornada que pasa, ya sea en Liga o en la Champions League, el galés queda más en evidencia ante todo el mundo, salvo para aquellos que ‘cegados’ por las ondas de los altavoces, no lo ven o no quieren escuchar al vecino del asiento de al lado que dándole con el codo le dice: “Qué perezoso es este del moño”.

Los que siguen empeñados en que Bale será el sustituto de Cristiano Ronaldo por no oír, no se enteran ni de los pitidos de buena parte de la grada del Santiago Bernabéu hacia el galés cuando ni tan siquiera corre en busca de una pared. Compararle con Cristiano es ofensivo para el portugués y para los que defendemos que Bale, siendo un buen futbolista, no es tan enorme como algunos nos vendieron. Y no lo es, ni jugando al fútbol ni en actitud. No se puede ser ‘estrella’ del Real Madrid y no dejarse la piel en el intento.

Cristiano Ronaldo que no tiene nada que demostrar futbolisticamente en el Real Madrid, marcó 2 goles y en el segundo corrió en busca del balón para seguir aumentando la cuenta goleadora del Real Madrid y la suya. Mientras tanto, Gareth Bale, miraba a el portugués y al resto de sus compañeros viéndoles sudar la camiseta mientras él se peinaba el moño.

Probablemente Bale me tape la boca en un par de meses porque siendo tan buen jugador como es, lo normal es que juegue como el futbolista que nos anunciaron y se salga del mapa. Pero debería darse prisa en ganarse a su público y en darle la razón a los que en su día le vieron como un futuro Balón de Oro. Eso o reconocer, como me dijo un ex futbolista con cientos de partidos vestido de blanco, que no está físicamente bien o mejor dicho: “Presiento que Bale, está inseguro y teme volver a romperse porque eso sería su final en el Real Madrid. En este club, aunque tengas calidad, puedes jugar ‘trotando’ un mes o dos, pero al final el Bernabéu es como un circo romano y te bajan el dedo en cuanto no sudes la camiseta como los socios crean que debes de hacerlo o al menos no intentes hacerlo bien”.

En el Real Madrid, en la grada, en el vestuario y en el campo se adora a los insaciables de éxitos y no se admiten a los perezosos. ¿Supongo que ya saben quién es quién entre Cristiano y Bale?

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba