SPORTYOU

Archivo
18 de julio de 2019 18/07/19

General

Iniesta y Cuenca encienden la luz al Barça

Cuando la ventaja era de diez puntos anunció Guardiola que el objetivo del Barcelona debía ser exigir al Real Madrid a jugarse la Liga BBVA en el duelo directo del Camp Nou. Y lo ha conseguido. Ha mezclado victorias plácidas con otras sufridas. En especial la de este sábado en el feudo del Levante. Enredó […]


14 de abril de 2012 José Mendoza - Sportyou

Cuando la ventaja era de diez puntos anunció Guardiola que el objetivo del Barcelona debía ser exigir al Real Madrid a jugarse la Liga BBVA en el duelo directo del Camp Nou. Y lo ha conseguido. Ha mezclado victorias plácidas con otras sufridas. En especial la de este sábado en el feudo del Levante. Enredó el cuadro de Juan Ignacio Martínez al Barcelona durante una hora. Le tapó todos los huecos, anuló a Messi y consiguió que Munúa apenas tuviera trabajo. En ataque sacó petróleo en un penalti transformado por Barkero con el que reforzó su planteamiento. Tuvo que reclutar Guardiola a Cuenca e Iniesta para atacar las bandas del Levante con más insistencia y estirar así la defensa del rival. Encontrados los espacios, Messi no faltó a su cita y empata a Cristiano en su duelo individual.

Para contrarrestar el habitual planteamiento del Levante salió Guardiola con tres defensas y Alexis y Pedro en las bandas. Sentó a Iniesta de inicio y jugó en el medio con Thiago, Cesc y Xavi. Al Levante le costó entrar y recibió ocasiones de Pedro y de Thiago que fueron un espejismo, pues al Barcelona le faltó chispa. Mascherano y Puyol se bastaron para frenar a Koné, pero el gol del Levante llegó como consecuencia de su otro gran argumento: el balón parado. En un córner Valdés salió tarde y el balón acabó dando en las manos de Busquets pese a su intento de evitar la pena máxima. Barkero no falló y oblilgó al Barça a jugar contra el crono.

Sorprendentemente se le apagaron las luces al Barcelona. Defendía el Levante con todo menos Koné. Botelho y Valdo, los teóricos extremos, reculaban hasta el borde del área propia, pero en lugar de tapar la banda ayudaban en el medio, obstaculizando así los llamados pasillos interiores. Messi no tenía espacios, tampoco Cesc, Xavi ni Thiago. Así, el Barça se perdió en la nube de piernas del Levante y recurrió, desesperado, a centros sin sentido al área. Guardiola experimentó con un cambio de piezas. Thiago al extremo izquierdo, Pedro al derecho y Alexis en punta. No funcionó hasta que en la reanudación entró Cuenca por Xavi para atacar el perfil derecho. Aunque Puyol tuvo que sacar bajo palos un centro de Barkero dirigido a un Koné que estaba solo, el Barça crecía. E Iniesta terminó de encender la luces.

Utilizó entonces sí el uno contra uno el Barcelona. Los desbordes y regates crearon agujeros en el muro granota. Espacios que aprovechó Messi. El argentino remató con violencia desde la frontal una dejada de Alexis. Poco después Cuenca fue derribado por Botelho en el área. El brasileño tenía la posición ganada, pero su uso de las manos de forma innecesaria fue visto por el asistente. A Messi no le tembló el pulso, agarró la pelota y la colocó en la escuadra. No entiende de presión. Ya con ventaja en el marcador situó Guardiola a Dani Alves para protegerse con defensa de cuatro. El Levante se estiró y se abrió el encuentro, pero hubo más suspense en el ambiente que en las áreas. Al final, el Barça salvó una bola de partido.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba