Archivo
16 de agosto de 2018 16/08/18

Copa del Rey

La Copa de Iniesta

El Barcelona arrasa al Sevilla con una exhibición monumental del manchego, en la que puede ser su última final como blaugrana (5-0)


21 de abril de 2018 - Sportyou

El Barcelona se ha impuesto con mucha facilidad en la final de la Copa del Rey ante el Sevilla. El equipo de Ernesto Valverde ha ganado 5-0, en un partido que ha quedado totalmente resuelto en el primer tiempo. La mejor versión culé ha coincidido con la peor sevillista, y hemos presenciado una de las finales más desequilibradas de los últimos tiempos.

Valverde ha apostado por el 4-4-2 que hemos venido viendo de forma habitual, con Coutinho y Andrés Iniesta arrancando de ambas bandas, y Messi jugando cerca de Suárez. Montella también ha buscado su once más habitual, con Vázquez y Muriel como hombres más adelantados, pero nunca ha conseguido mostrar la solidez que el técnico italiano había logrado durante los primeros días de su paso por el cuadro hispalense.

El Barça dominó desde el comienzo, encontrando con mucha facilidad a un descomunal Andrés Iniesta entre líneas, al que se sumó un Messi que fue creciendo con el paso de los minutos. El choque se rompió en el minuto 14, cuando Cillessen logró meter un gran pase en profundidad al que David Soria no supo responder, y Coutinho encontró con facilidad a Suárez, que empujó a placer.

Después de aquello, el Barça siguió apretando. Iniesta golpeó el larguero tras un buen disparo de zurda, y poco después Messi, después de una excelsa combinación entre Iniesta y Jordi Alba, acabó en remate de Messi desde el corazón del área. El Sevilla no corrigió el problema, y en el minuto 40 Messi encontró a Luis Suárez en profundidad para hacer el 3-0 parcial.

 

En el segundo tiempo, Montella intentó cambiar la dinámica metiendo a Sandro Ramírez, pero fue demasiado tarde y el equipo culé siguió dominando con una facilidad pasmosa. Circulación de balón, agresividad para acabar en zona de remate, y muchísima fluidez. Así llegó el 4-0, con una gran jugada entre Messi e Iniesta que acabó en una maravillosa definición del manchego tras regatear a David Soria.

El Barça no levantó el pie del acelerador, y después de una tímida aproximación de Sandro, hizo el 5-0 en el minuto 68. Fue un claro penalti por mano de Lenglet que transformó Coutinho. A partir de entonces, el ritmo de encuentro bajó bastante, confirmándose un fabuloso triunfo del cuadro culé en una final que sin duda pasará a la historia.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba