Archivo
15 de junio de 2019 15/06/19

Opinión

Opinión

La increíble fragilidad defensiva del Real Madrid


  • 03 de noviembre
    de 2016
  • Paco Navacerrada

El Real Madrid empató a tres contra el Legia de Varsovia. Sin duda, un mal resultado. Porque tras una primera mitad bastante decente, el Madrid se dejó llevar por su propia indolencia y se puede dar con un canto en los dientes por haber podido salvar un empate. Ahora mismo, si el Madrid gana los dos partidos que le restan será primero de su grupo, pero a vista de las lagunas que presenta no se antoja facilidad para conseguir la clasificación. Es más, con la igualada ante el Legia, el Sporting de Portugal, pese a su derrota contra el Borussia, cuenta con posibilidades de pasar. Lo tiene difícil, pero es posible.

Lo que más llamó la atención al principio fue la alineación tan ofensiva que presentó Zinedine Zidane. Si metes cuatro delanteros, hay que quitar de otra parte. La línea afectada fue el centro del campo. Kroos y Kovacic se multiplicaron para intentar tapar las salidas al contragolpe de los jugadores del Legia. Y eso que con el 0-2 y la cantidad de ocasiones que el Madrid creó en la primera parte nadie podía presagiar lo que sucedería después. Además, los cuatro defensas no mordieron como lo han hecho en otras ocasiones. Defensivamente, los cuatro de arriba, una nulidad.

Resulta increíble ver cómo encaja goles el Real Madrid. Con lo que cuesta hacer goles, al Madrid se los marcan como el que hace churros. Que un equipo como el Legia de Varsovia le haga tres tantos al Real Madrid es claramente sintomático. Pero es que los dos primeros goles no se los meten a un equipo mínimamente organizado. No es normal que un jugador coja el balón y conduzca durante diez o veinte metros y remate sin oposición. Zidane debería poner las imágenes de esos dos primeros goles y compararlas con la forma de defender de los rivales. En este partido, el Legia no permitió al Madrid ni una sola jugada parecida a las de los dos primeros goles polacos. No vi a Cristiano, ni a Bale, ni a Benzema, ni a Morata conducir y rematar sin oposición. Los dos jugadores del Legia sí condujeron, apuntaron y remataron, con cuatro jugadores del Real Madrid rodeándolos, en cada caso, pero sin molestar y, mucho menos, encimar o entrar.

El Madrid debe meter mucha más intensidad defensiva. No es normal que un equipo como el Legia le haga tres goles al Real Madrid. De todos modos, a quien habría que pedir cuentas es al entrenador. Igual que otras veces se le ha alabado y las críticas han sido buenas, ahora hay que decir también que se ha vuelto a equivocar con la alineación. Afortunadamente para Zidane, aún hay tiempo para reaccionar. Esto sucede en octavos o en cuartos de final y ya puedes estar haciendo las maletas.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba