Archivo
16 de julio de 2018 16/07/18

Opinión

Opinión

Illarra aprieta pero no es Prieto


  • 12 de julio
    de 2013
  • Iñigo Marín
La esperanza es lo último que se pierde y muchos aficionados de la Real Sociedad seguían confiando en que el culebrón Illarramendi terminara con el jugador vistiendo la camiseta txuri urdin, al menos, una temporada más, a pesar de que su fichaje por el Real Madrid se dio por hecho hace ya unos días. No obstante, la información del Noticias de Gipuzkoa que revelaba que el centrocampista había pasado el reconocimiento médico con el club blanco la tarde-noche del jueves hizo que todo se desvaneciera.
Aunque finalmente ha salido a la luz, el asunto del reconocimiento médico se llevó tan en secreto que ni siquiera las pocas personas que estuvieron presentes en la clínica Quirón de San Sebastián pudieron llevarse una fotografía con el nuevo jugador merengue. Cerca de las 22 horas cada uno se marchaba a su casa con el futbolista sabiendo que no volvería a pisar el césped de Zubieta vestido de corto… a no ser que en el futuro se encuentre en una situación similar a la de su nuevo compañero de equipo, Xabi Alonso, que estos días ha trabajado en la ciudad deportiva realista.
Entre tanto, la hinchada donostiarra esperaba que Florentino Pérez se hartara de los regates de su homólogo guipuzcoano, que ha sido un duro contrincante, y que el club blanco se lanzara a por alguno de los otros nombres que sonaban para reforzar su centro del campo, como Gundogan o Verrati. Sin embargo, no se sabe si por la idea de españolizar la plantilla o por expresa petición de Ancelotti, Illarra era el elegido y no había más que hablar.
El rubio de Mutriku se despide de la Real tras comparecer junto al presidente y el director deportivo para subrayar con ojos llorosos que la propuesta futbolística ha pesado más que la económica. Las palabras de Zidane hicieron que el jugador se planteara un cambio que no le seducía hace poco… pero que le ha llevado a presionar al presidente, Jokin Aperribay, para que cediera.
La versión ofical dice que “la Liga de Fútbol Profesional y el Real Madrid han comunicado a la Real Sociedad que el club madridista ha ejercido la cláusula de rescisión de Asier Illarramendi, por lo que el centrocampista de Mutriku ha rescindido su contrato y ha quedado desvinculado de la entidad txuri urdin. El Real Madrid ha ejercido el pago correspondiente a la cláusula (32.190.000 euros) más el IVA (6.759.900 euros), con lo que el montante asciende a 38.949.900 euros”. En cualquier caso, la sombra de una posible negociación sigue planeando sobre las oficinas de Anoeta, lo que genera cierta indignación entre los seguidores.
En resumen, el culebrón deja la caja fuerte de la Real repleta hasta los topes, siendo Illarramendi el jugador que más dinero deja en las arcas de su ya ex club. Eso sí,  también deja un vacío futbolístico imposible de llenar y queda una enorme sensación de decepción en una afición que creía estar ante un nuevo Aranburu o un nuevo Xabi Prieto. Una de la moraleja de toda esta historia es que en el mundo del fútbol no hay muchos como el actual capitán txuri urdin o su antecesor… y que Illarra, que primero presionó al máximo mandatario por teléfono y después en persona, no es uno de ellos, por mucho que se refiera a su despedida como un hasta luego y no como un adiós.
Illarra deja la Real emocionado y entre lágrimas para firmar un sustancioso contrato por cinco temporadas. Jugará en los mejores estadios del mundo con y contra los mejores jugadores del planeta, optará a toda clase de títulos cada temporada y se le abrirán más fácilmente las puertas de una selección que el verano que viene defenderá el título en el Mundial de Brasil. Casi todos los hinchas coinciden que este ‘agur’ llega demasiado pronto… aunque prefieren pasar página y centrarse en una previa de Champions que exige que todos apoyen al equipo. Comienza una nueva etapa para Illarramendi y para la Real.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba