SPORTYOU

Archivo
29 de marzo de 2020 29/03/20

Opinión

Opinión

Iker, Mou y el ‘efecto Lobato’


  • 18 de abril
    de 2013
  • Fernando Carrión

José Mourinho e Iker Casillas

Antonio Lobato realiza un gran trabajo al frente de las retransmisiones de la F1 y se ha rodeado de un sensacional equipo. Su único pero es un excesivo “alonsismo” –lo único por lo que muchos le juzgan- que en muchas personas alimenta el sentimiento contrario. Y es que cuantas más loas recibe el asturiano de parte del periodista, más antipatía despierta en los aficionados que no le tragan y en los que se quieren mantener neutrales. Eso es a lo que llamo el ‘efecto Lobato’: una posición descaradamente subjetiva, el exceso de alabanzas y la defensa a ultranza de un determinado personaje público por parte del emisor del mensaje provoca justo el efecto contrario en buena parte de la audiencia. Y eso es exactamente lo que está sucediendo con Iker Casillas y José Mourinho.

La antinatural defensa de Casillas que parte de la prensa está realizando es un flaco favor a Iker, que además me consta que nunca la ha pedido a ningún compañero que diga esto o lo otro en su beneficio. En el lado opuesto, el ‘efecto Lobato’ en su versión negativa: los feroces ataques contra Mourinho provocan la misma solidaridad y empatía que despierta un hombre solo ante un pelotón de fusilamiento. Y en ambas situaciones, buena parte del público ve a la prensa como una enemiga del Real Madrid.

La cosa se complica, porque estas dos historias están indisolublemente asociadas. Casillas se utiliza para atacar a Mourinho, y el portero se ha convertido en el enemigo de los que defienden al portugués. Y en medio del fuego cruzado, la mayoría del madridismo, que lo único que quiere es ver a su equipo unido y a los dos en el Real Madrid, indudablemente, el mejor club en el que han estado y estarán en toda su vida.

Iker se ha equivocado: el gran capitán no puede enfrentarse a su entrenador y agriar el vestuario; pero todos cometemos errores, él es un mito de madridismo y el mejor portero del mundo. Mourinho se ha equivocado: no tiene mano izquierda y en su trabajo está ganarse la complicidad de los pesos pesados del vestuario; pero todos cometemos errores, la mayoría del madridismo aprecia su trabajo y es el mejor entrenador del mundo. ¿Tan difícil es que los dos aparquen sus egos, lleguen a un espacio común de acuerdo y se hinchen a levantar copas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba