SPORTYOU

Archivo
17 de julio de 2019 17/07/19

Fútbol

Ibrahimovic, a Guardiola: “Me convirtió en peor jugador”

Sigue abierta la guerra de Ibrahimovic contra Pep Guardiola. El sueco presentará en breve una biografía a la que ha tenido acceso el Daily Mail y de la que ha publicado varios estractos. “Estaba perdido, y podías esperar que Guardiola dijera algunas palabras, pero es un cobarde”, dice sobre el técnico tras la derrota ante […]


6 de septiembre de 2013 - Sportyou

Sigue abierta la guerra de Ibrahimovic contra Pep Guardiola. El sueco presentará en breve una biografía a la que ha tenido acceso el Daily Mail y de la que ha publicado varios estractos. “Estaba perdido, y podías esperar que Guardiola dijera algunas palabras, pero es un cobarde”, dice sobre el técnico tras la derrota ante el Inter de Mourinho, además de atizar la filosofía del club azulgrana: “Tenía la impresión de que el Barcelona era como volver al Ajax, que era como volver a la escuela. Ninguno de los chicos actuaban como superestrellas, lo que era extraño. Messi, Xavi, Iniesta, todo el grupo… eran como escolares. Los mejores futbolistas del mundo se quedaron allí con la cabeza agachada, y yo no entendía nada de eso, era ridículo”.
“Todo el mundo hacía lo que se les decía. Yo no encajaba, en absoluto. Pensé en disfrutar de la oportunidad, sin confirmar sus prejuicios. Por lo que empecé a adaptarme y mezclarme en el grupo. Y lo hice demasiado bien, era todo mental. Dije lo que la gente quería que dijera. La fastidié completamente”, añade. “Guardiola me sacrificó. Esa es la verdad. Uno de mis compañeros me dijo: ‘Zlatan, esto es como si el Barça hubiera comprado un Ferrari y se condujera como un Fiat’, y pensé: ‘Sí, es una buena manera de ver las cosas’. Guardiola me había convertido en un jugador más sencillo y en un jugador peor. Era una pérdida para el resto del equipo”.
Sobre su relación con Pep dice que “Ni siquiera los buenos días. Ni una sola palabra. Evitaba mirarme a los ojos. Si entraba en una habitación, él se iba. ‘¿Qué está pasando?’, pensé. ‘¿Es algo que hice? ¿Le miré mal? ¿Estoy hablando en tono gracioso?’, todas esas cosas zumbaban en mi cabeza y no podía dormir. Pensaba en ello constantemente”. Mientras, tira flores a Mourinho: “Te convertía en un chico que básicamente estaba dispuesto a morir por él. Trabaja el doble que el resto, vive y respira el fútbol 24 horas los siete días de la semana. Nunca he conocido a un entrenador con ese tipo de conocimiento sobre ambos lados. Estaba en todo, sabía hasta la talla de zapato del tercer portero”.

.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba