SPORTYOU

Archivo
28 de septiembre de 2022 28/09/22

Opinión

Opinión

Homenaje a Don David Barrufet


  • 06 de junio
    de 2010
  • Daniel Cana

El «don» no hace referencia a unas presuntas cualidades como patrón de la mafia; Luis Miguel López, la voz del balonmano durante años en RTVE, resumió en una única palabra de tres letras el valor deportivo y personal de una de las figuras más importantes que ha dado el deporte español en los últimos veinte años: David Barrufet.

Su dedicación al balonmano, deporte lamentablemente minoritario en España, pero con más licencias federativas que el fútbol, por ejemplo en Alemania, quizá limite la magnitud de la leyenda de Barrufet, pero hasta en su último partido, la semana pasada en Colonia en la final de la Copa de Europa, Barru siempre estuvo a la altura de su propia trayectoria. Desde el pasado mes de febrero, ya sabíamos que se marchaba. En una emocionante rueda de prensa, anunció que lo dejaba a final de temporada. La Copa del Rey y la Copa Asobal ya habían sido levantadas por sus inacabables brazos, pero Ciudad Real fue invencible en la Liga y qué mejor despedida, qué mejor sueño que una retirada ganando la octava Copa de Europa. El Barcelona la tuvo a tiro, ganaba por seis goles mediada la segunda parte, pero no fue incapaz de resistir el empuje del Kiel y perdió. Con el pitido final, el portero Omeyer fue incapaz de ganar como un deportista y dedicó todo tipo de gestos a los jugadores azulgrana. Con la derrota a flor de piel, varios jugadores azulgranas se lanzaron a por él, se lo comían. Nada bueno podía resultar de eso. Barrufet también fue a su encuentro, pero, a diferencia del resto, lo hizo con una serenidad y educación irreprochables. Y ahí se acabó la historia. «Si Barrufet está enfadado, quizá he metido la pata», debió pensar el francés.

Y así, desde el final de su carrera al principio, fue siempre. Debut con 17 años, 280 partidos con la selección nacional siendo Campeón del Mundo y bronce Olímpico, 70 títulos con el FC Barcelona, entre ellos 7 Copas de Europa y 12 Ligas Asobal, miembro capital de aquel equipo de Valero Rivera que dominó el balonmano con puño de hierro en la década de los 90, el verdadero dream team del deporte español, compartiendo vestuario y una desenfrenada ambición por ganar con Masip, Urdangarín, Guijosa o Xavi O’Callaghan. Años antes, en el germen de aquel equipo, fue afortunado de crecer, aprender, entender el deporte, bajo la protección (y admiración mutua) de Lorenzo Rico. El por entonces mejor portero del mundo contaba cómo poquito tiempo después de conocer a aquel tímido chaval supo que le retiraría del balonmano y que haría mucho más corta su carrera en el Barcelona de lo que hubiera deseado.

Barrufet llegó al primer equipo cuando aún lo dirigían jugadores de un enorme peso específico como Eugenio Serrano, Joan Sagalés, Juan De la Puente o el maestro Veselin Vujovic. Imbuído por aquella nube de carácter, aplicó una de sus máximas: «Ver, oir y callar. Y aprender». Y tanto que lo hizo. Hasta llegar a ser el indiscutible e indiscutido mejor guardameta del mundo, y una verdadera tortura para varias generaciones de extremos del balonmano de toda Europa. Si a un talento innato le sumas una dedicación plena que te lleva a reconocer que «He pasado más horas en el Palau que en mi casa», la ecuación sólo puede tener un resultado satisfactorio.

Con todo lo vivido, Barrufet destaca, como el título más importante de su carrera, una Supercopa Europea ganada en 1998. En agosto de aquel año, Jaume Barrufet, su hermano, fallecía en un accidente de tráfico. David siempre destacó que sin la influencia y admiración que sentía por Jaume nunca se hubiera dedicado al balonmano, y que él le enseñó a amarlo: «Mi carrera deportiva va dedicada a ti, estés donde estés».

Dejamos para el final un título más para Don David. Su licenciatura en Derecho, que le permitirá continuar su trayectoria profesional en el club desde dentro de su departamento jurídico, así como en labores de representación institucional. Supongo que ahora ya no podrá vestirse de amarillo, pero en qué mejores manos se podría poner la defensa de la sección de balonmano del FC Barcelona que en las suyas.

Temas relacionados: ,
Volver arriba