SPORTYOU

Archivo
26 de agosto de 2019 26/08/19

Opinión

Opinión

Holanda inventa el cuarto delantero


  • 01 de noviembre
    de 2010
  • Iván Castelló

No hacen el ruido de otras nueces, pero son ya goleadores y fundamentales, abanderados del fútbol ofensivo desde la segunda línea. Y han reconvertido su posición (de ahí la particularidad) por el overbooking de delanteros. Ya no son sólo el 9 rematador, sino el 10 o el 8 con llegada, mucha llegada. En pleno siglo XXI, va y resulta que los clubes holandeses, como apesadumbrados por la imagen violenta y resultadista de la Oranje en el pasado Mundial pese al indudable éxito de haberle cuestionado el título a España, se están soltando aún más la melena. Otra vez. Descodados y verticales, kamikazes del Twitter, SMS’s del juego directo, panzers del Full HD y bombarderos del Wi-Fi, la mezcla de pasado y rabioso presente ha permitido que en un acto de denodado virtuosismo estén inventado el cuarto delantero del fútbol moderno.

Ese atacante/espía, como en ‘El cuarto protocolo’, el que se ubica sin levantar sospechas detrás del delantero centro y como enlace en diagonal de los extremos, es el que está triunfando en la actualidad en la Eredivisie. Esta Liga, que puede seguirse en directo en Canal + cada fin de semana, ya inventó el concepto de fútbol total con Feyenoord y Ajax en los primeros 70. Pero da ahora otra vuelta de tuerca que llena de espectacularidad los duelos y posibilita goleadas inauditas como el reciente 10-0 del PSV al Feyenoord.

Estos son algunos de los nuevos cuartos delanteros:

Luuk de Jong (Twente Enschede). El internacional sub-21 es la revelación de la Liga. Verdugo, entonces como 9, del Ajax en la Supercopa holandesa, ahora actúa por detrás del austriaco Marc Janko y combina a izquierda y derecha con Chadli y Bryan Ruiz. Máximo goleador (6 goles en 12 encuentros). Entrenador: Michel Preud’homme.
Ola Toivonen (PSV Eindhoven). Este sueco perteneciente a la minoría finlandesa aprovecha sus llegadas habituales para sacar partido de su disparo largo y de su capacidad para imponerse en remates de cabeza. Es el máximo goleador (8 tantos en 12 partidos) de una plantilla que cuenta con otros ¡ocho delanteros! (Dzudszak, Reis, Berg, Nijland, Lens, Zeefuik y Amrabat). Entrenador: Fred Rutten.
Siem de Jong (Ajax de Ámsterdam). Innata su capacidad de estar en todas las partes donde se cuecen los goles, bien como rematador o como pasador. Cada año más delgado, a sus 21 años es un jugador que nunca alcanza el 10 pero tampoco baja del 7: el que querrían, como las suegras, todos los técnicos en su plantilla. Tres goles y cuatro asistencias. Entrenador: Martin Jol.
Erik Falkenburg (AZ Alkmaar). Llegado desde el Sparta de Rotterdam para hacer olvidar al irrepetible trío Dembelé (Fulham)-El Hamdaoui (Ajax)-Lens (PSV), trata de aprovechar lo que no llega por la vía del 9 y los extremos. Nada más que dos goles, pero el máximo realizador es el ex del Cruceiro Jonathas, quien sólo ha sido capaz de meter tres. Entrenador: Gertjan Verbeek.
Luigi Bruins (Feyenoord de Rotterdam). El histórico club de Rotterdam es motivo de escarnio más que por la inconveniencia/incontinencia de haber encajado diez goles en Eindhoven por haber bajado los brazos, incumpliendo su código interno de Working Class Football (sudar la camiseta, resumiendo). Bruins ha marcado dos goles, pero es que el mejor realizador es Wijnaldum con sólo cuatro. Luigi, sí, como el hermano de Mario Bros, suple en realidad la nula contundencia de Smolov y Castaignos. Entrenador: Mario Been.

*Por la trascendencia de esta gesta táctica en los tiempos de utilitarismo que corren, se recomienda vívidamente compartir el artículo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba