SPORTYOU

Archivo
27 de noviembre de 2022 27/11/22

Opinión

Opinión

Hasta el infinito… y más allá


  • 11 de noviembre
    de 2022
  • Ricardo Rosety

La mejor selección para hacer lo que el entrenador quiere. Es la frase que mejor puede definir una convocatoria para un gran evento como el mundial. Aquí no hay que fichar. No hay que cuadrar cuentas en el fair-play financiero. Eliges y se unen a ti.

Son 26, y hasta el seleccionador reconoce el mérito de algunos ausentes a los que podemos reclamar en sus filas con toda justicia. La historia no es decir quienes deberían estar, porque la cuestione es señalar a los que dejas fuera para meter a Kepa, Iñigo Martínez, Balde, Sergio Ramos, Balde, Mikel Merino, Brais Méndez, Sergio Canales, Gerard Moreno, Borja Iglesias o Iago Aspas. Seguro que a algún lector le sale alguno más, pero estos son once. Es decir, de los 26 habría que elegir a otros tantos para que se queden fuera.

Hugo Guillamón se cuela en la lista, lo mismo que Yeremi Pino o Ansu Fati, que es la gran sorpresa. Hasta el propio seleccionador reconoce sus dudas con el delantero del FC Barcelona y su regreso a la mejor forma, y que sólo se saldarán al verle entrenar. Era y es su duda, y su apuesta por tener 26 plazas. Con alguna menos, es muy posible que se hubiera quedado fuera. El que ha pagado esa decisión es Borja Iglesias.

Luis Enrique, seleccionador de España, siempre ha puesto al equipo por encima de los nombres. Los necesita convencidos y sin grietas para responder. Sin dudas a su planteamiento sobre el terreno de juego. Sí les pide que sé tiren por un barranco, pues allí que van. Sin hacer una sola pregunta. Ese es su sello y ahora mismo es él quien decide. Tampoco le afectan los debates que sus decisiones generan. Es más, tiene en su currículum su irrefutable defensa de una semifinal en la última Eurocopa, el subcampeonato en la UEFA Nations League o su clasificación para la fase final de la presente UNL. A pesar de las críticas o de las dudas de sus decisiones en las listas es incuestionable que ha ganado en todos los debates con sus éxitos sobre el campo.

Las explicaciones nunca convencerán a todos. Va en el cargo. Pero más allá de nombres, a la selección se le echa en falta otro delantero centro. Luis Enrique se la juega con Álvaro Morata, porque los otros siete delanteros son de perfiles diferentes. Algunos pueden jugar como delanteros centro, pero no son específicos. Ahí radica una de sus apuestas a la hora de hacer una lista ‘macanuda’ en un contexto donde añade Luis Enrique que “soy el mejor seleccionador de la historia. Ya sé que es mentira, pero yo me lo creo”. Y ahora intenta convencer a sus soldados para llegar hasta el infinito y más allá en el Mundial de Catar 2022.

A pesar de que suele terminar recibiendo más elogios que criticas al final de cada gran torneo, esta lista vuelve a despertar mucho recelo. Es la apuesta sin miedo de Luis Enrique. Y ya tiene a sus soldados a punto. Ha quedado claro que son los suyos y también que se ha ganado el respeto a hacer una apuesta tan fuerte… con un objetivo sin paños calientes. ¿Dónde está el infinito? Si Luis Enrique lo tiene claro, su vestuario también. Y esa es su obsesión.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba