SPORTYOU

Archivo
5 de octubre de 2022 5/10/22

Carreras

La victoria más sufrida de Hamilton bajo la lluvia

Novena victoria de la temporada del piloto británico que deja la diferencia en 12 puntos con su compañero de equipo, Nico Rosberg. Ambos se jugarán el mundial dentro de dos semanas en Abu Dhabi


13 de noviembre de 2016 Revista del Motor - Sportyou

La lluvia fue la gran protagonista del Gran Premio de Brasil, que deja la resolución del Mundial para la última carrera en Abu Dhabi. Lewis Hamilton ganó en un Gran Premio muy complicado (su primera bandera a cuadros en Interlagos), dando una lección magistral de cómo hay que pilotar un F1 en condiciones extremas. Se jugará el título con Nico Rosberg en la última carrera. Al alemán le vale ser tercero para conseguirlo. Carrerón de Max Verstappen que finalizó en tercera posición.

Grosjean y Ericsson, los primeros en liarla

Durante la formación de la parrilla los coches tuvieron muchas dificultades para mantenerse en la pista, un aviso de lo que iba a suceder en carrera. El primero en caer fue Romain Grosjean tras destrozar el coche cuando se dirigía a la salida. Había agua suficiente para que la carrera comenzase detrás del Safety Car y Charlie Whiting consideró que no había condiciones de seguridad suficientes para dar la salida de forma normal. Durante siete vueltas los pilotos rodaron con los monoplazas detrás del Safety Car para desesperación hasta de la grada, que abucheaba al paso de la caravana de coches.

En el accidente de Ericsson dejó el coche destrozado en el vial de acceso al ‘pitlane’ y provocó el cierre del mismo justo después de que entrara Max Verstappen a cambiar neumáticos. Pero Daniel Ricciardo se aprovechó y entró detrás de su compañero, pero ya estaba cerrado, lo que provocó la investigación de la FIA y una sanción de 5 segundos. Red Bull argumentó que Ricciardo entró por motivos de seguridad, en concreto por un neumático pinchado, pero la investigación lo negó. No era el día de Red Bull, que hizo una estrategia de neumáticos nefasta que estuvo cerca de perjudicar el podio de Verstappen, que terminó tercero.

Segunda bandera roja

En la vuelta 20 se produjo el accidente más peligroso. Kimi Raikkonen perdió el control del coche en la recta provocando la bandera roja por dejar su coche en una zona muy peligrosa, justo donde los monoplazas alcanzan los 280 km/h. Una vez parada la carrera los pilotos detuvieron sus monoplazas en el pitlane.

Al parar la carrera por segunda vez se estudió si las condiciones eran suficientes para relanzar la carrera o si el agua que estaba encharcada impedía volver a correr. Tanto el responsable de Pirelli como Dirección de Carrera decidieron autorizar a los equipos a usar únicamente los neumáticos de lluvia extrema para evitar los accidentes que se habían producido al montar los neumáticos intermedios. Algunos pilotos se quejaron por radio, Hamilton el primero, que pedía volver a pista. No quería ni pensar en la posibilidad de un reparto de puntos con el que perdería prácticamente el Mundial. También Valteri Bottas y Verstappen pedían volver a pista.

Verstappen, Alonso y Vettel pusieron el espectáculo

Nadie puede discutir que Verstappen es un piloto tan polémico como especial, con un don que no tienen la mayoría de la parrilla. Da igual que la carrera sea en seco o en mojado, el piloto holandés siempre se muestra competitivo. En la primera parte de la carrera daba cuenta de Raikkonen con una facilidad pasmosa. Después de la segunda bandera roja hacía lo mismo con Rosberg en un espectacular adelantamiento y se situaba segundo, poniendo en dificultades los cálculos del alemán para conseguir su primer Mundial. Por último, le quitó la tercera plaza a Sergio Pérez a tres vueltas del final.

Pero no es el único piloto que va bien con agua. Fernando Alonso y Sebastian Vettel también disfrutan en condiciones difíciles y tuvieron su pique en la vuelta 43, sin consecuencias, a pesar que Alonso se quejó que Vettel le había empujado fuera de la pista. Por delante Hamilton dominaba la carrera mientras que Rosberg sufría un trompo en la vuelta 47, un momento en el que más de uno aguantó la respiración en el box de Mercedes. Pero finalmente controló el coche satisfactoriamente y siguió en tercera posición.

Massa se despidió con un accidente

Estaba claro que Felipe Massa se quería despedir de su afición, pero no de esta forma. Un accidente, a la entrada del pitlane, le impedía decir adiós a su afición como se merecía. No es el piloto más destacado del mundial, pero a trabajador y buena persona hay pocos que le ganen. Al final, nos quedamos con la escena en la que todos los equipos salieron al pitlane para aplaudir a Massa, mientras abrazaba a su mujer y su hijo entre sollozos.

Alonso tuvo muchos problemas en la carrera. Se salía de la pista al relanzarse la carrera con el último Safety Car y terminaba en décimo primera posición. Carlos Sainz quedaba en sexta posición tras perder dos posiciones en las últimas vueltas.

Volver arriba