SPORTYOU

Archivo
4 de octubre de 2022 4/10/22

Carreras

Vettel y Verstappen ponen picante en la primera de Hamilton de 2017

El británico y el alemán empatan al frente de la general, tras una prueba en la que el holandés remontó del 16º al 3º


9 de abril de 2017 - Sportyou

Lewis Hamilton ya sabe lo que es ganar en la temporada 2017, tras llevarse un GP de China en el que fue el único que no tuvo ningún protagonismo. El británico tiró desde el inicio y no vio peligrar la carrera, mientras que los que le acompañaron en el podio, Sebastian Vettel y Max Verstappen, sí que tuvieron que pelear por su posición. Especialmente el holandés, que salió desde la 16ª posición tras la pifia de la clasificación.

La carrera comenzó con Carlos Sainz lanzando una moneda al aire. La pista de Shanghai estaba mojada, y todos apostaron por arrancar con neumáticos intermedios. El madrileño, sin embargo, montó directamente neumáticos de seco superblandos, con la esperanza de que la pista se secara pronto. Sin embargo, primero el coche de seguridad virtual provocado por Lance Stroll y después el real por Antonio Giovinazzi, ambos por sendos accidentes, minimizaron su apuesta… sin olvidar un trompo y un golpe contra el muro. Pese a todo, el de Toro Rossi sí se colocó en posiciones de puntos hasta el final, y acabó en una séptima posición que, a efectos reales, es el primero de los ‘mortales’, justo detrás de los Ferrari, los Mercedes y los Red Bull.

De no ser por la rotura de Fernando Alonso habrían peleado los dos españoles por ese sexto puesto que, al final, fue para un Valtteri Bottas que hizo un trompo a media carrera y deja muy en entredicho sus capacidades.

Vettel y Ricciardo, los héroes

La remontada de Verstappen copó el protagonismo de la prueba. El holandés tardó apenas 3 vueltas (antes de los incidentes) en llegar al ‘top 10’, lo que ya suponía le mayor remontada de la historia en el trazado chino. Hubo momentos de la carrera que incluso parecía que podía pelearle la victoria a Hamilton, pero con adelantamientos como los que hizo a Ricciardo o a Vettel, con quien sí tuvo una pelea mayor, deja claro que su estado de forma garantiza espectáculo siempre. Obviamente, se llevó el premio a mejor piloto del día.

Pese a ello, Vettel le acabó ganando la partida a Verstappen, tras una carrera en la que demostró que sabe adelantar y jugársela al máximo. Su acción con Daniel Ricciardo, a quien se quitó de encima tocándole con el lateral de su monoplaza, o cómo pasó a su propio compañero Kimi Räikkönen (que acabó quinto y bastante enfadado con el comportamiento del coche), dan buena muestra de su estado anímico, dispuesto a rebatirle el título a un Hamilton con el que ahora empata al frente de la clasificación general del mundial.

Volver arriba