Archivo
29 de Junio de 2017 29/06/17

LaLiga Santander

La guerra sucia del Valencia

Suso García Pitarch es el director deportivo del Valencia

García Pitarch se marcha del club arremetiendo contra Damià Vidagany, el ex director de comunicación


11 de Enero de 2017 Chema Mancha - Sportyou

El ya ex director deportivo del Valencia CF, Jesús García Pitarch, sorprendió en su rueda de prensa de su despedida del club por no hacer autocrítica de su gestión al frente del equipo. El ex directivo no mencionó los motivos que lo llevaron a fichar de la manera en la que fichó o a quién fichó para la plantilla actual.

El objetivo principal de Pitarch no fue Jorge Mendes, por ejemplo. Suso, que criticó duramente que Lim vendiese a Paco Alcácer en Barcelona, no dudó en lanzar loas al representante portugués. Pero olvidó que Mendes también estaba presente en Barcelona acompañando a Lim para vender al delantero a sus espaldas. Y que Mendes tampoco le avisó.

Tampoco puso la diana sobre LayHoon Chan. La presidenta salió de ‘rositas’ en la comparecencia de Pitarch cuando es notorio que suya es la firma en cada una de las desastrosas decisiones que se han tomado en el club. Nada de la poca idea de fútbol que tiene una dirigente muy acostumbrada a los negocios y grandes corporaciones pero sobrepasada absolutamente por el balón.

Incluso Peter Lim, criticado por Pitarch en el affaire Alcácer, acabó recibiendo parabienes del ex director deportivo sin haber contado un ápice de las difíciles situaciones por las que el magnate hace pasar a los que trabajan para él en el área deportiva. Nada.

Lo que pareció motivar la rueda de prensa fue un afán de revancha contra algunos empleados del club. Pero, ¿contra quién y por qué?

El principal objetivo de Suso García Pitarch era el actual director de marketing y ex director de comunicación, Damià Vidagany. El matiz siciliano de la rueda de prensa iba dirigido a él.

Dicho matiz apuntaba a la medida de desplazar a los mayores de 30 años de la Curva Nord a otros lugares de Mestalla. Dicha medida se adoptó con el objetivo (sin éxito) para descabezar de la Grada Joven de Animación de las cabezas pensantes de los Ultra Yomus, la facción más radical de los aficionados valencianistas.

Jesús García Pitarch culpó a Vidagany de esto: “Quien tomó la decisión, por lo menos delante de mi, de que la Curva Nord estuviera fuera de Mestalla fue Damià Vidagany, creando un precedente terrible que es que los jugadores estén desprotegidos en el campo”.

El actual director de marketing niega ser el autor de esa medida. Y en este sentido hay muchas versiones ya que, por ejemplo, miembros de la propia Curva Nord apuntan a Vidagany igual que lo hace Pitarch aunque otros, también de la Curva, le exculpan.

Vidagany, que ya ha interpuesto denuncias a la Policía Nacional contra algún miembro de Curva Nord por amenazas y que ya ha tenido que borrar alguna pintada amenazante de la fachada de su casa, siente que esa frase de Pitarch le sitúa en el centro de la diana de los más radicales.

Es el legado siniestro, la venganza más rabiosa de Pitarch; pintar de rojo en medio de la plaza a un trabajador del club para que le embista el toro.

El propio Valencia CF saltó con un comunicado oficial en el que se incluía un párrafo al respecto: “Demuestra una enorme irresponsabilidad al señalar falsamente a un empleado de la decisión del club de inicio de temporada sobre la grada de animación, lo que puede llegar a poner en peligro su seguridad personal”.

Se da la circunstancia de que García Pitarch entró en el Valencia gracias a la intermediación de Vidagany. Fue el entonces director de comunicación quien sugirió el nombre del director deportivo a la presidenta como un perfil adecuado para el Valencia con el que al menos se debería reunir. Así lo hizo y acabó convencida tras varios encuentros.

Sin embargo el distanciamiento entre ambos ha sido progresivo hasta llegar en once meses a la situación esperpéntica vivida en la sala Baleares del hotel SH Valencia durante la rueda de prensa.

El director deportivo no estaba de acuerdo con la política de comunicación del club y comenzó a inmiscuirse en ella aprovechando su cercanía a LayHoon Chan. Entre algunas de las medidas aconsejadas por García Pitarch se encuentra la famosa valla nueva de la Ciudad Deportiva de Paterna para evitar el paso de periodistas.

Suso, dice, no estaba conforme con la decisión de culpar a los futbolistas de los males del equipo y de tratar de vender que los problemas eran únicamente deportivos.

“Me siento víctima de personas de dentro porque nunca he esperado nada de ellas (…) Hay personas dentro del club que se han autorpoclamado embudo de Meriton (..) Esas personas han asesorado para que los resultados son los que son. (…) Una de esas personas es Damià Vidagany”, insistió Pitarch durante su última comparecencia.

Tal fue el desencuentro entre la dirección deportiva y el departamento de comunicación que una de las preocupaciones del ex dirigente del club fue pedir la cabeza de Vidagany y de dos miembros más de su departamento (Álex Navarro y Manolo Mas) en la reunión que mantuvo con Peter Lim en Singapur.

Desde ese momento la batalla sucia e interna fue a mayores. La guerra civil estaba servida.

Durante todo ese proceso y con la llegada de Anil Murthy de Singapur como hombre de confianza de Peter Lim, Damià Vidagany fue reubicado en el departamento de marketing del club.

Finalmente, al ver García Pitarch que nadie le ofrecía la cabeza de ninguno de los tres trabajadores del club, optó por presentar la dimisión.

La presidenta del club, LayHoon Chan, ha optado por no dejar que Damià Vidagany responda a las acusaciones de Pitarch para no convertir su salida en una guerra personal entre su ex director deportivo y su director de marketing. Sin embargo Vidagany sí que ha escrito unas palabras en su página personal de Facebook para agradecer el respaldo de todos los que le han apoyado.

“Hoy es un día extraño. Nunca hablé de nada relativo al trabajo aquí pero algo ha pasado. Hoy me han preguntado cientos de buenas personas como estoy. Gracias a todos. Gracias. De muchos lugares diferentes. Muchas otras buenas personas me han criticado por algo que yo creo tan injusta que hace daño al corazón. Lamento que piense así inducidos por quien ha querido hacer daño. No os culpo. Y estaba mal, pero ahora estoy mucho peor. Te llega una mala noticia de las de verdad. Una mala noticia que te congela el corazón y no te deja dormir. Yo elijo hoy escribir y dedicar este rato, mi energía a estar junto a un amigo y su mujer que están pasando un momento inexplicablemente cruel. Ni imaginable. De los que te hace separar las cosas. No lo leerán nunca, puede ser, pero hoy te das cuenta de la pura verdad de la vida. Las tonterías que nos afectan y creamos, gratuitamente, por orgullo, vanidad o dinero, en este sistema salvaje. No vale la pena. La vida es una elección constante. Se puede elegir siempre. Yo doy gracias por tener una familia maravillosa, grandes amigos y sentirme querido por compañeros. Ojalá algún día pudiera recompensar tanta estima recibida compañeros. Perder el tiempo en revanchas, personas que están confundidas en conspiraciones ficticias, en odios banales. Para qué? Amunt”.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba