SPORTYOU

Archivo
20 de septiembre de 2020 20/09/20

General

Goleada a la trampa ucraniana

Pocas veces una goleada del Barcelona ha resultado tan engañosa. Le costó un mundo al equipo azulgrana descifrar al Shakhtar Donetsk, un rival muy organizado tácticamente como inocentes son algunos de sus defensas. Los hombres de Lucescu presionaron muy arriba y provocaron varias concesiones inusuales del Barcelona en la salida de balón. Varios robos en […]


6 de abril de 2011 José Mendoza - Sportyou

Pocas veces una goleada del Barcelona ha resultado tan engañosa. Le costó un mundo al equipo azulgrana descifrar al Shakhtar Donetsk, un rival muy organizado tácticamente como inocentes son algunos de sus defensas. Los hombres de Lucescu presionaron muy arriba y provocaron varias concesiones inusuales del Barcelona en la salida de balón. Varios robos en zonas de peligro desembocaron en tras claras ocasiones de gol que fallaron Luiz Adriano y Willian. Perdonó el Shakhtar, y no lo hizo el Barcelona, más afinado de cara al gol que en el último mes. Así es el Barcelona, el equipo más poderoso del mundo. Salió confundido pero sentenció la eliminatoria sin goles de sus dos máximos artilleros.

Surgió Iniesta. Los buenos siempre aparecen en estas citas. El manchego apenas entró en juego en la primera parte, pero dos de los pocos balones que tocó los convirtió en gol. El primero rematando un pase de Messi dirigido a Villa que rebotó la defensa ucraniana. Se plantó ante Pyatov y resolvió por el palo corto. Un minuto tardó en dedicarle su primer tanto a Valeria, su hija nacida el domingo. A la media hora, sacó la escuadra y el cartabón. Levantó la vista desde el centro del campo y vio, al otro lado, un desmarque de Dani Alves. Se la puso en el pie y el brasileño recortó a un pasivo Pyatov para hacer el segundo.

Abrió y cerró Iniesta un paréntesis peligroso para el Barcelona. Después del primero, el Camp Nou vivió media hora de desconcierto. Desafinaban Busquets, Alves y Mascherano sacando el balón desde atrás. No encontraban ni a Xavi ni al propio Iniesta, y no hubo pausa en la circulación de balón. Cuando superaban la primera línea de presión ucraniana, Messi hacía daño con sus cambios de ritmo, pero las ocasiones más claras en ese tramo fueron visitantes. No le van a los de Guardiola los partidos de ida y vuelta, que fue lo que propuso el Shakhtar alargando el campo.

Con el segundo sí que halló el Barça la pausa que necesita para hacer circular el balón. Gobernaron los locales el tempo del partido y su rival se deshilachó. Piqué hizo el tercero en un córner ensayado y, aunque Rakitskiy acortó distancias rematando una falta lateral, en seguida Keita hizo el cuarto. Messi robó el balón en un costado, buscó el disparo, pero encontró el desmarque del malí, que disparó con violencia a la escuadra de Pyatov. Paró el tiempo el Barcelona con posesiones largas. Pero el Shakhtar una última ocasión en un remate al palo de Luiz Adriano. A otro susto ucraniano respondió con autoridad el Barcelona. Xavi, a pase de Dani Alves, hizo el quinto y redondeó el marcador. Una goleada para evitar la trampa ucraniana. Una goleada para poner rumbo a semifinales.

Volver arriba