Archivo
21 de julio de 2018 21/07/18

Opinión

Opinión

En la gloria de Cristiano, Keylor Navas


  • 05 de abril
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Cristiano Ronaldo porfía con Chiellini y Buffon y gana la pelota. Cristiano Ronaldo gambetea ante el meta de la Juventus y cede atrás a Lucas Vázquez. Cristiano Ronaldo ve cómo el gallego remata y el portero local despeja. Cristiano Ronaldo comprueba que el balón le llega a Carvajal y se dispone a recibir el servicio del de Leganés. Cristiano Ronaldo sabe donde la va a poner Carvajal y se levanta del suelo en chilena para impactar al esférico con su pierna derecha. Buffon ve como el balón entra en su portería. Es el 0-2. Es la gloria de Cristiano Ronaldo.

Sin embargo, en la gloria de Cristiano, aparece Keylor Navas. El mejor Keylor Navas. Dicen que un gran equipo ha de tener la siguiente columna vertebral: un gran portero, un gran central, un gran centrocampista y un gran delantero. El Real Madrid tiene todo eso. Tiene a Keylor Navas, a Sergio Ramos, a Casemiro y a Cristiano Ronaldo. Todos rayaron a gran altura el martes. Estos cuatro y los siete compañeros que estuvieron con ellos en el campo, Isco y su titularidad incluido, y los tres que salieron desde el banquillo.

Pero quiero hacer una mención especial sobre Keylor Navas. El costarricense, cuestionado por muchos y con más detractores que defensores, defiende su territorio con la única arma que posee: el trabajo. Desde que está en el Real Madrid, el club blanco ha intentado fichar a De Gea, Courtois, Kepa, de los que se tenga constancia. Pero Keylor siempre ha salido adelante con trabajo, constancia y paradones.

Paradones como los del martes, con los que evitó el empate a uno tras un remate de Higuaín y también el 1-3 porque no es lo mismo encarar el partido de vuelta con 3-0 que con 3-1-, a remate del propio jugador argentino. Keylor Navas no hace ruido, ni da guerra, ni se queja por nada o por algo. Simplemente trabaja y saca las castañas del fuego a sus compañeros cuando vienen mal dadas. La parada a bocajarro que le hizo a Higuaín es, por lo menos, tan espectacular como el gol de Cristiano.

Cristiano Ronaldo se eleva hacia el cielo de Turín para hacer el gol que le marcará de por vida, si no consigue uno parecido en una final de la Champions League. Pero tan importante como los goles de Cristiano, ahí están las paradas de Keylor, determinante el martes pasado. Mientras el Real Madrid busca un portero, Keylor Navas se reivindica. En la gloria de Cristiano Ronaldo, Keylor Navas.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba