SPORTYOU

Archivo
20 de septiembre de 2020 20/09/20

Opinión

Opinión

Gloria bendita a Simeone, pero…


  • 14 de agosto
    de 2020
  • Iñaki Cano

Nadie puede negarle a Diego Pablo Simeone lo que ha hecho en el Atlético de Madrid porque ahí están sus números y sus títulos. Tampoco podrán negarle al argentino las ilusiones que ha repartido en la grada del Vicente Calderón y del Metropolitano entre los aficionados del Atlético de Madrid. Reconozcámosle a ‘El Cholo’ lo que ha conseguido en estos años pero también habrá que decir lo que no ha ganado cuando más cerca lo ha tenido en Lisboa, Milán y otra vez en Lisboa.

Simeone y el Atlético de Madrid junto a muchos de sus aficionados con la eliminación del Real Madrid y con la gesta de Liverpool, pensaban que la Copa de Europa, esta vez sí, estaba más cerca que nunca del museo rojiblanco. Pues no. La Champions se le ha vuelto a escapar a Simeone porque otra vez fue ‘cobarde’ deportivamente hablando. Otra vez volverá a ser adorado pese a perder junto a los suyos una nueva Champions League aunque antes y eso hay que valorárselo, había cogido un barco a la deriva y lo ha convertido en una de las potencias del fútbol europeo pero con noches muy tristes que también pasarán a la historia rojiblanca y al ‘Curriculum Vitae’ de Diego Pablo Simeone.

Quizás sea ventajista al escribirlo pero los triunfos elevan a los cielos a quienes los consiguen y pasa factura a quienes pierden en los momentos importantes. Los sueños se terminan cuando despiertas y eso sucedió con el FC Barcelona del Dream Team o el de Guardiola. Se acabó el Milán de Sacchi, el Real Madrid de Vicente Del Bosque y se acabará también el de Zidane cuando no gane. Es ley de vida y más aún del fútbol. Lo del Cholo con el Atleti parecía que era, pero se quedó en un ‘casi’ que nadie ha querido ver porque todos o casi todos nunca dejaron de creer quizás hasta que el Leipzig ha dejado un equipo para soñar en una pesadilla de la que creo que no volverá a despertar siendo Simeone el jefe del rancho rojiblanco.

La derrota ante el Leipzig es sin duda la parte más oscura del ‘cholismo’. Sin ambición, sin maneras, sin creencias, sin nada de nada. Con el molde de la Champions en las manos y ya van tres, no se puede mirar a un costado como si lo normal fuera dejar a ¿la estrella? sin que pueda iluminar a un equipo que lleva años apuntando pero no terminar de atinar en el blanco de la máxima competición europea, que no es otra que la Champions League.

Tras perder dos finales contra el Real Madrid, una eliminatoria contra la Juventus y ahora perder contra el Leipzig los cuartos en Lisboa en una Copa de Europa quizás más rojiblanca que nunca. Puede que haya llegado el momento en el que hay que dejar de creer en Diego Pablo Simeone y buscar a otro guía que haga jugar a unos excelentes jugadores a otra cosa si es que son capaces de creer en otro ‘Dios’ que no sea el todopoderoso Simeone. Gloria bendita para Diego Pablo Simeone pero seguro que hay otras religiones tan milagrosas como la que han practicado con mucha fe en la catedral del Atlético de Madrid en los últimos años pero sin llegar a poner en el altar mayor el único ‘copón’ que de verdad levanta pasiones en el fútbol mundial.

Volver arriba