Archivo
23 de septiembre de 2018 23/09/18

General

Giuseppe Rossi, un genio frustrado para el Levante

El arranque de la temporada 2013/2014 de Giuseppe Rossi le situaba, sin ningún género de dudas, como cabeza de cartel en una hipotética lista de los mejores delanteros del fútbol europeo. Con Vincenzo Montella recién aterrizado en el banquillo de la Fiorentina, sus 16 goles en las primeras 18 jornadas de la Serie A resumen, […]


22 de enero de 2016 David de la Peña - Sportyou

Giuseppe Rossi

El arranque de la temporada 2013/2014 de Giuseppe Rossi le situaba, sin ningún género de dudas, como cabeza de cartel en una hipotética lista de los mejores delanteros del fútbol europeo. Con Vincenzo Montella recién aterrizado en el banquillo de la Fiorentina, sus 16 goles en las primeras 18 jornadas de la Serie A resumen, en cuanto a cifras, lo que resultó una prestación realmente brillante a nivel de juego. Nada sorprendente, si tenemos en cuenta, principalmente, su 2010/2011 en el Villarreal, y aquella pareja que formaba con Nilmar y que era nutrida de balones por Borja Valero y Santi Cazorla. Ahí terminó de explotar, dejando claro que la apuesta del Manchester United en su contratación, cuando solo tenía 16 años, estaba más que justificada.

Fue a partir de octubre de 2011 cuando comenzó un calvario en forma de lesiones ante el que es complicado encontrar precedente. Sin duda, Rossi es uno de los futbolistas que en el último lustro más ha estado penalizado por esta circunstancia. La agonía comenzó en el estadio Santiago Bernabéu, cuando en un partido liguero sufrió su primera lesión de ligamentos, que le tuvo alejado de los terrenos de juego seis meses, en primera instancia, aunque una recaída cuando estaba a punto de regresar le impidió volver a vestir la camiseta del Villarreal. Fue entonces cuando la Fiorentina hizo la arriesgada apuesta de contratarle a pesar de sus problemas físicos, y después de estar medio año sin jugar con el equipo toscano, llegó ese fantástico inicio de 2013/2014.

Giuseppe Rossi había encontrado, de nuevo, buenas sensaciones a nivel físico, y además tenía un entrenador que apostaba por un juego asociativo que le permitía estar constantemente en contacto con el balón. En un equipo de mucha posesión como la Fiorentina, su figura -precisión milimétrica y gran imaginación- para atacar a rivales cerrados se hizo imprescindible. Jugó media temporada a un nivel espectacular, pero desde entonces, nuevas lesiones de ligamento y recaídas nos privaron de disfrutar de su fútbol. Esta temporada la llegada de Paulo Sousa y la apuesta por jugadores más verticales –Nicola Kalinic ha firmado un arranque de temporada espectacular- le han dejado sin espacio en los onces, y por lo tanto nunca ha conseguido alcanzar un ritmo estable que nos permita valorar hasta donde puede llegar ahora mismo.

Su llegada al Levante, si tomamos como referencia los últimos delanteros que han llegado al Ciutat de Valencia, choca en cuanto a perfil –Kone o sobre todo Martins y el actual Deyverson son más efectivos atacando espacios más amplios-, pero también la llegada de Rubi merece un asterisco en este sentido. Ahora, el Levante presiona más arriba, utiliza un 4-3-3 que le permite encadenar secuencias de pase más largas en campo rival en comparación al sistema de cinco defensas de Alcaraz, y aunque Deyverson está actuando como 9 referencia, la llegada de Rossi permite a Rubi un atacante muy imaginativo, capaz de ayudar a que esas asociaciones sean de más calidad, y abre una vía diferente hacia el gol. La pregunta, obviamente, es qué ritmo de juego alcanzará si tiene continuidad en los onces. Si llega a la mitad del fútbol que tiene en la cabeza, hablamos de un jugador para marcar diferencias, casi, contra cualquier rival.

Temas relacionados: , , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba