Archivo
16 de noviembre de 2018 16/11/18

Opinión

Opinión

Futbolistas de libro y balón


  • 24 de octubre
    de 2015
  • Nacho Palencia

RUEDA DE PRENSA

Ayer en Sportyou pudimos conocer que el Museo Thyssen-Bornemisza regaló pases Vip a los 23 campeones del Mundo de Sudáfrica y solo lo aprovechó Xabi Alonso. Por ir a un museo no eres más inteligente que el resto, pero sí es verdad que demuestras un interés cultural más allá de coches de lujo, ropa de marca exclusiva o cantantes de reggaeton. Los futbolistas profesionales son privilegiados dentro de un país en desaceleración, crisis o económicamente jodido . Es cierto que su trabajo es físicamente muy duro, sacrifican el ocio para estar al 100% y están sometidos a presión mediática y mental, al menos la mayoría. En ningún momento criticaré las decisiones de cada uno, pero el proceso de formación se lo suelen saltar. Jóvenes que con 14 años tienen el objetivo de jugar en primera y para ello tienen que entrenar cuatro veces a la semana (benditos padres/madres que les llevan) y eso les conduce a dejar a un lado los estudios. Repito, estudiar no es sacar dieces, ni ser un ‘cerebrito’, se puede estudiar y suspender. A todos nos ha pasado. Simplemente con mostrar interés por la cultura que nos rodea, por la historia de su ciudad y/o país o la situación política global nos vale para tener unos conocimientos que suman para nuestro día a día. ¿Ir a la Universidad?, pues muchos ciudadanos de a pie no se lo pueden permitir y tienen que ponerse a trabajar con 16 años, pero los futbolistas profesionales sí se lo pueden permitir aunque sea a distancia o en las concentraciones.

Esteban Granero, licenciado en psicología y jugador del Real Madrid y Real Sociedad, afirmó: “Los jóvenes prefieren el Twitter y la Play, yo leer un libro”. También dijo que para desahogarse escribe poemas. Lo de escribir poemas es otro nivel, tampoco creo necesario que los futbolistas marquen un gol y lo celebren recitando unos versos, pero sí deberían tener gusanillo por saber más. Los profesionales son mentalmente muy fuertes, muy hábiles, tienen un capacidad de reacción extrema y saben que el que mentalmente más rápido sea, mejores decisiones toma. Con esto quiero decir que los futbolistas no son zotes, más bien todo lo contrario, son gente hábil a la que solo hay que despertarla del vacío cultural.  Estudiar no es tener una carrera, seguramente a ninguno les haga falta, estudiar es mostrar interés por aprender, ya está. No necesitan títulos, ni doctorados, solo interés. En el tiempo que tardan en hacerse un tatuaje pueden leer, cuando se hacen fotos en sus lujosas piscinas pueden sacar la tele y ver documentales o cuando viajan en avión para sus millonarios eventos publicitarios pueden leer artículos sobre la política de su país. Así que tiempo tienen y muchos lo hacen:

Álvaro Arbeola y Xabi Alonso empezaron sus estudios universitarios. No han podido acabarlos pero en su mente están convencidos de hacerlo cuando finalicen su carrera como futbolistas.

Javier Clemente, el inventor del ‘patapum pa’rriba’ y el creador de la frase “eres mas tonto que un saco piedras” es arquitecto.

Manuel Pellegrini es ingeniero civíl.

Diego Mainz es economista.

Iniesta, Mata y Sergi Roberto están cursando INEF.

Oliver Torres y Joaquín Caparrós quieren seguir los pasos de Julen Guerrero y estudian periodismo.

Muchos de los jugadores ya retirados compaginaron estudios y fútbol profesional: Van Nistelroy/Butrageño (Empresariales) Manolo Sanchís (Económicas), Pablo Alfaro (Ginecología), Hugo Sánchez y Edwin Congo (Odontología), Carlos Marchena (Turismo) etc. Fernando Redondo llegó a rechazar la llamada de Carlos Bilardo con Argentina en Italia ’90 para finalizar sus estudios de Empresariales.

El lateral vasco Koikili es historiador.

No nos podemos olvidar del Doctor Sócrates que también se licenció en Filosofía.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba