SPORTYOU

Archivo
1 de junio de 2020 1/06/20

Rio 2016

Un futbolista, ‘mentalista’ del golf olímpico español

Imanol Ibarrondo, exjugador del Rayo Vallecano, entre otros, es el motivador de Carlota Ziganda y de otros deportistas españoles en Río 2016


20 de agosto de 2016 Iñaki Cano - Sportyou

Imanol Ibarrondo es ‘el despertador’ de Carlota Ziganda en los Juegos Olímpicos de Río 2016. El exjugador de Sestao, Zaragoza y Rayo Vallecano es el motivador de la jugadora navarra y de otros deportistas del COE, pero especialmente de las jugadoras de golf.

Cuando se retiró del fútbol profesional, decidió convertirse en entrenador personal de deportistas de élite. Actualmente, Ibarrondo es el presidente de INCOADE, el Instituto de Coaching Deportivo. Antes de eso estuvo en México, donde formó parte del cuerpo técnico del Chivas de Guadalajara antes de regresar a España e ingresar en el CSD y colaborar con el COE para preparar a algunos deportistas olímpicos.

Entregado en cuerpo y alma a Carlota Ziganda, lo que realmente le gusta a Ibarrondo es trabajar con deportistas y equipos que aún no han descubierto todas sus facultades tanto en el plano individual como en grupo. Él es feliz cuando consigue que un deportista abatido por diferentes motivos vuelva a creerse importante. Imanol es especialista en hacer que las personas superen las dificultades anímicas después de un ‘fracaso’. Hacerles que aparten de la mente justificaciones y excusas a la derrota, como culpar a otros.

En Río 2016, Imanol Ibarrondo está ayudando a Carlota Ziganda a seguir creyendo en ella pese a todo. Azahara Muñoz también se apoya en él porque siempre mantiene el ánimo positivo pese al resultado. Las españolas están lejos del metal, aunque nada es imposible para ‘el despertador’ Ibarrondo.

Sin ganar medalla en Río 2016, el trabajo de Imanol Ibarrondo está por llegar. Durante los Juegos ha preparado y recuperado a Carlota después de ver cómo se difuminaban sus aspiraciones y es ahora cuando ha de lograr que suba su moral para la temporada que se presenta. Imanol Ibarrondo sabe gestionar las decepciones porque él lo ha vivido en su etapa de futbolista profesional. Sabe lo que significa volver a entrenarse después de una goleada o de un descenso de categoría. En el Rayo ya ayudaba a sus compañeros a superar adversidades y después, hizo de aquellos ánimos grupales su profesión.

Volver arriba