SPORTYOU

Archivo
21 de octubre de 2021 21/10/21

Escuderías

Ferrari: atrasada en lo técnico, sola en lo político

Sebastian Vettel entra en el motorhome de Ferrari

La polémica con las suspensiones activas de Mercedes demuestra la pérdida de poder fáctico de la Scuderia en la Fórmula 1


14 de febrero de 2017 David Sánchez de Castro - Sportyou

No hay temporada de Fórmula 1 sin su correspondiente polémica técnica. En un año como el 2017 en el que el diseño de los monoplazas cambia radicalmente, era evidente que también iba a haber. En este caso, como en los últimos tiempos, ha sido Mercedes quien ha llevado la voz cantante… para desgracia de otros, como Ferrari.

La ‘trampa’ (según Ferrari) o ‘truco’ que ya monta Mercedes, y que quiere mejorar aún más para esta temporada, tiene un nombre: suspensión activa. Aunque no es exactamente como la que llevaban los históricos Williams de principios de los 90, los resultados que se obtienen son similares. Consiste en un tercer muelle en la amortigación, una simple (pero inteligente) pieza en cada uno de los ejes del tren trasero, que ayuda a gestionar mejor el desgaste de los neumáticos, optimizar las frenadas y mejorar, en general, a la estabilidad del coche. La FIA lo consideró legal, ya que no es como el FRIC (un sistema de suspensión delantera y trasera conectada entre sí que se prohibió en 2014), sino que, al ser independientes, entra en ese vacío legal que suele separar a los buenos equipos de los campeones.

Este elemento, que Red Bull mejoró hasta el punto de hacerlo clave para el futuro RB13, es el objeto de las quejas de Ferrari. En una carta a Charlie Whiting, firmada por Simone Resta (jefe de diseño de la Scuderia), cuestionaban la legalidad de dicho elemento, al entender que contradecía el artículo 3.15 del reglamento deportivo que prohíbe totalmente «detalles secundarios a la finalidad principal de suspensión o que han sido concebidos para afectar directamente al rendimiento aerodinámico del vehículo». En otras palabras: sind decirlo de manera explícita, quieren que se prohíba ese ‘truco’ porque el futuro monoplaza de Maranello no cuenta con este sistema y se pueden ver perjudicados.

Ferrari, sin apoyos suficientes

Charlie Whiting, en principio, les contestó de manera favorable. «Bajo nuestro punto de vista, cualquier sistema de suspensión que sea capaz de alterar la respuesta del sistema de suspensión de un coche en las maneras que describen ustedes violaría el Artículo 3.15 del reglamento técnico de la F1», respondió el máximo responsable técnico de la FIA.

Sin embargo, en una reunión de trabajo para analizar esta y otras cuestiones entre Whiting y los directores técnicos, no hubo consenso sobre si este sistema debía ser permitido o no. En un bando estaba Ferrari, que exige su prohibición total, y en el otro Mercedes y Red Bull, y sus respectivos satélites. La cuestión no es baladí: si no llegan a un acuerdo sobre lo que hacer, decida lo que decida Whiting, cualquier equipo de un lado u otro puede impugnar los resultados de una carrera si entienden que un coche es ilegal. ¿Qué pasaría, por ejemplo, si Hamilton gana y en Ferrari consideran que ese coche es ilegal? Pueden ir a la Corte de Apelación, y exigir una satisfacción.

Whiting ha destacado que quiere resolver las dudas antes del comienzo de los test del 27 de febrero. Suya será la responsabilidad (aunque su figura es puramente consultiva) de tirar por el bando de Mercedes y Red Bull, o por una Ferrari que, a diferencia de otros años, no cuenta con tantos apoyos de su lado.

Temas relacionados: , ,
Volver arriba