SPORTYOU

Archivo
18 de octubre de 2021 18/10/21

General

Un enchufado Barça arranca con buen pie en Los Angeles

El Barça de Luis Enrique arrancó con buen pie su pretemporada frente a Los Angeles Galaxy, en un partido marcado por el ambientazo en el Rose Bowl, por la cariñosa complicidad entre Luis Suárez y Gerrard, y por la sorprendente intensidad del equipo azulgrana en la primera media hora. Una intensidad impropia del primer partido […]


22 de julio de 2015 - Sportyou


El Barça de Luis Enrique arrancó con buen pie su pretemporada frente a Los Angeles Galaxy, en un partido marcado por el ambientazo en el Rose Bowl, por la cariñosa complicidad entre Luis Suárez y Gerrard, y por la sorprendente intensidad del equipo azulgrana en la primera media hora. Una intensidad impropia del primer partido de pretemporada. Gracias a ese empuje, el dominio del equipo azulgrana fue palpable, aunque no se tradujese en numerosas ocasiones claras de gol.

Busquets y Rakitic, bien secundados por Sergi Roberto, le ponían sentido y dinamismo a la sala de máquinas, mientras la movilidad de Pedro y Luis Suárez facilitaban las entradas desde segunda línea. Douglas dejó incluso buenas sensaciones en el lateral derecho. Sin la precisión lógica en los últimos metros, por tratarse del primer encuentro de la temporada, al Barça se le resistió el primer gol, hasta que Luis Suárez aprovechó un balón suelto en el área, que bien pudo haberse llevado con la mano, para convertir el primer tanto del partido. Enfrente, Los Angeles Galaxy de Steven Gerrard intentaban buscar su oportunidad a la contra, pero su bagaje de posesión y de producción ofensiva fue paupérrimo.

En la reanudación, con el baile de cambios, la entrada de Iniesta, Piqué o Jordi Alba, el equipo azulgrana salió decidido a hacer patente la diferencia entre ambos equipos. En diez minutos, Piqué tuvo la ocasión de remachar un gran pase de iniesta, pero poco después fue Sergi Roberto, el que marcó el segundo gol de disparo raso y seco. El Barça, dejándose llevar por el resultado favorable, empezó a ceder campo y concedió alguna ocasión a los angelinos. Tuvieron que intervenir tanto Masip como Suárez y Lasiter mandó desviado un remate clarísimo en la mejor ocasión local. El partido, ya en un ritmo más acorde a la falta de preparación, parecía languidecer con un buen tiro de Sandro al larguero a falta de cinco minutos. Meyer, en un saque de esquina muy mal defendido, acortó distancias. Luis Enrique, con mal sabor de boca por ese gol postrero, sacará una lección positiva de la implicación de sus jugadores, especialmente en ese comienzo trepidante de encuentro.

Volver arriba