SPORTYOU

Archivo
15 de julio de 2019 15/07/19

Béisbol

Los fans de Chicago Cubs ya se pueden morir tranquilos

Chicago Cubs

La maldición de maldiciones del béisbol profesional estadounidense se rompe 108 años después en el choque definitivo de las Series Mundiales


4 de noviembre de 2016 Miguel Gutiérrez - Sportyou

“Ya me puedo morir tranquilo”, decía un aficionado de Chicago Cubs, pancarta mediante, tras la victoria definitiva ante Cleveland Indians. Pocas veces la expresión “Ni los más viejos del lugar” puede emplearse de manera literal. Hay que tener más de 108 años para recordar la anterior victoria del equipo de Illinois en las Series Mundiales de béisbol, allá por 1908.

Aquel año se creó el FBI. Al Capone tenía nueve años, vivía en Brooklyn (Nueva York) y aún iba a la escuela. En pleno auge de su carrera criminal, un par de décadas después, hizo un intento por convertirse en propietario de su equipo favorito. El comisionado de la liga, Kenesaw Mountain Landis, le frenó en seco. También a la estrella de los Cubs, Gabby Hartnett, al que reprendió por firmar autógrafos y hacerse fotos con el capo y su hijo. “De acuerdo”, le respondió Harnett; “yo dejo de hacerme fotos con Capone, pero explíqueselo usted”.

Aunque no había repetido título tras los de 1907 y 1908, los Cubs eran un clásico en las Series Mundiales, que jugaron y perdieron en siete ocasiones más entre 1910 y 1945. De este último año data la célebre “maldición de la cabra”, que se achaca al propietario de un pub al que expulsaron del estadio pese a haber comprado una entrada para él y otra para su animal maloliente. Entonces los Cubs llevaban ya 37 años sin ganar el gran título, pero aquel conjuro extendió la racha durante 71 más, casi el doble. Un periodo que deja en pañales el otro gran hechizo del béisbol, la maldición del ‘Bambino’ Babe Ruth que apartó del éxito a Boston Red Sox entre 1930 y 2004.

Boston Red Sox y el otro equipo de Chicago, los White Sox, tuvieron sus propias maldiciones

La maldición de la cabra fue eficaz, sin duda. Hasta este año, los Cubs ni siquiera habían regresado a la gran final de la Major League Baseball (MLB) desde que acabó la Segunda Guerra Mundial. Pese a ello, es la decimoséptima entidad deportiva mejor valorada del mundo, según Forbes: con 1.800 millones de dólares -sólo 200 por debajo de sus vecinos Chicago Bulls-, es además la quinta franquicia de la MLB tras New York Yankees, Los Angeles Dodgers, Boston Red Sox y San Francisco Giants. La C roja encerrada de forma concéntrica en un círculo azul, con reminiscencias de la Royal Air Force, es una marca conocida en todo el mundo.

Barack Obama, reconocido aficionado de Chicago White Sox -en cuyos equipos de formación Michael Jordan jugó 17 partidos en 1994-, ha invitado a los campeones a visitar la Casa Blanca antes de dar el relevo a Clinton o Trump: “Es un hecho: los Cubs han ganado las Series Mundiales. Es una novedad que hasta un South Sider (aficionado de los White Sox) se puede creer”. Con este triunfo, los dos equipos de Chicago empatan a tres títulos en el palmarés, repartidos de forma muy similar: dos a principio del siglo XX y el último ya en el XXI. Los White Sox sufrieron durante 88 años su propia maldición, la de las medias negras, después de expulsar a ocho jugadores sospechosos de dejarse ganar las Series Mundiales de 1919 contra Cincinnati Reds. Hubo que esperar 86 años, hasta 2005, para verles ganar de nuevo.

¿Turno para Cleveland Indians?

Ahora es Cleveland Indians quien, tras rozar el campeonato, deberá buscar raíces esotéricas a su sequía, que data de 1948. La victoria de los Cubs no sólo ha sido sonada por el siglo largo que llevaba persiguiéndola, sino por haberla alcanzado fuera de casa y tras una desventaja de 1-3 en la serie. No sucedía algo así desde las Series Mundiales ‘made in Missouri’ de 1985, entre Kansas City Royals y St. Louis Cardinals. En las finales del deporte estadounidense sólo ha habido un precedente desde entonces, este mismo año, con otro equipo de Cleveland como protagonista, aunque esta vez positivo: los Cavaliers de LeBron James dieron la vuelta al 3-1 de los favoritos Golden State Warriors. Una alegría, al fin, para una ciudad que se va despegando poco a poco su etiqueta de perdedora. Aún les quedan 40 años para llegar a los 108 de los Cubs.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba