Archivo
15 de junio de 2019 15/06/19

Opinión

Opinión

¡Esto es todo amigos!


  • 28 de octubre
    de 2018
  • Iñaki Cano

¿Es el fin de un tiempo dorado del Real Madrid? Sí. El equipo de las últimas Champions League ya es historia. Este ni se parece al de aquellas noches de gloria ni tan siquiera al espejismo que vimos algunos contra la AS Roma. Los goles de Cristiano Ronaldo y la dirección de Zinedine Zidane le ha pesado muchísimo a Julen Lopetegui, a los jugadores que alzaban las copas, a Florentino Pérez y al Real Madrid.

Evidentemente será más fácil despedir a Lopetegui que a todos los jugadores. En ese saco también habría que meter a los asesores de la presidencia, al director general del club, al ¿director deportivo? y por supuesto a Florentino Pérez, que no invirtió en un par de sustitutos del goleador portugués. ‘Zizou’ sabía que lo de Cristiano no tenía marcha atrás y que sin refuerzos de gente nueva y hambrienta pasaría lo que está sucediendo, y cómo el presidente y sus asesores hicieron oídos sordos, el francés tomó las de Villadiego salvándose del hundimiento dejando en el aire también su madridismo.

El Real Madrid indiscutiblemente glorioso de las últimas Champions se dejó su época dorada con el baño del Camp Nou. Sí, esos jugadores a los que algunos dicen que les ‘envidiamos’. Hoy, de verdad, no queremos ser ellos ni estar en su pellejo cubierto de oro porque no sólo han perdido 5-1 frente a un Barça sin Leo Messi, sino que han perdido la credibilidad. Los futbolistas idolatrados con ‘La Orejona’ en la mano deberían saber que hoy están en el ojo del huracán por perder, no sólo por la goleada y sí por cómo les han goleado y por estar ¡novenos! en LaLiga a finales de octubre, muy lejos de la cabeza y asfixiados mental y físicamente.

Lopetegui se bajó y le bajaron de un tranvía en Rusia y descarriló en uno de lujo y de ensueño que le ha venido enorme. Pase lo que pase con él, en el futuro la crisis de ‘su’ Real Madrid, seguramente sólo se le comerá a él y debería devorar a otros muchos que sacan pecho en las buenas y en los desastres se tapan escondiéndose, escudándose en errores ajenos desde su millonaria atalaya.

Sí. En el fútbol hay ciclos y épocas. La de los últimos años de dominio blanco se ha terminado. Ahora habría que hacer una de esas encuestas que tanto gustan en el Madrid, entre los socios, y preguntarles si les gustaría ver los partidos sin mojarse gracias al techo de 500 millones de euros o si prefieren a dos o tres jugadores que eviten baños como los del Camp Nou o los que ya les han dado esta temporada en un Santiago Bernabéu descapotado.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba