SPORTYOU

Archivo
26 de mayo de 2024 26/05/24

Opinión

Opinión

Españoles


  • 12 de febrero
    de 2013
  • Iñaki Cano Martínez

Los españoles somos así. Tantas veces nos han dicho que somos diferentes que nos lo hemos creído. Que si tenemos ese “arte”, que si somos graciosos, que si somos gritones y criticones, etc. Pues lo hemos transformado en verdad. Sobre todo lo de criticar. Lo que pasa en casa entre nosotros y los que triunfan fuera. Al hilo de la celebración del All Star y con la victoria del Regal Barcelona en la Copa, el paletismo del “mejor lo de aquí que lo de allí (que es malo, feo y caro)” ha salido a relucir en ciertos sectores. Baloncestísticamente hablando, como las cosas no terminan de ir del todo bien a los nuestros en la NBA, pues venga, a jugar a ser españoles desde aquí. A disparar.

En la última semana he escuchado de todo y casi siempre malo sobre la NBA. Aparte del comentario apolillado sobre la supuesta carencia de rigor defensivo en USA (demostrando que el interlocutor ve poco la liga), se ha rebajado a la altura del barro a la misma competición por la sombra del dopaje, por no llamar a Marc Gasol como All Star, por decir que Claver está siendo maltratado en Portland, por no haber dejado un hueco a alguien como Navarro, etc. Todo con un tono de verdad absoluta tan falso que da pena.

Y esos individuos, aficionados a lo de aquí y odiadores de lo de allí, han pasado por alto que Ricky Rubio ha mejorado sus números (y sus sensaciones) de manera abismalmente deliciosa desde hace dos semanas. Casualidades de la vida, las mismas en las que han empezado a lanzar esos discursos contra la NBA y halagando lo de aquí. Es tan tremendo que parece de ciencia ficción. La obsesión de esos personajes se acrecienta cuando un acontecimiento tan maravilloso como la Copa del Rey tiene lugar. No entiendo el odio por la NBA. Tampoco las comparaciones. El tiempo ha demostrado que son mundos tan distintos que las comparaciones, por mucho que se quiera, no se sostienen precisamente por su naturaleza. Pero no se dan cuentan. O no desean hacerlo. Es así.

¿Y por qué “disparo” contra los de aquí? Pues porque es muy triste que, viviendo el momento tan bueno en el que estamos, sigan existiendo esas voces, creadoras de verdades, que atacan lo extraño y lo lejano. La Copa me encanta, me lo paso muy bien viendo esta competición. Tiene magia. Pero la NBA también la tiene, cada noche, y no por ello desprecio lo de aquí. Estoy cansado de escuchar o leer esos comentarios. La gente confunde la defensa de un producto con el ataque hacia otro. Es un mal que tenemos los españoles y que algunos fans al baloncesto europeo elevan a la máxima potencia.

Temas relacionados: , , ,
Volver arriba