Archivo
14 de noviembre de 2018 14/11/18

Opinión

Opinión

Este empate me sabe a gloria


  • 16 de noviembre
    de 2016
  • Iñaki Cano

Marcar el gol del empate en Wembley en el último minuto debe ser impresionante, aunque sea en un amistoso. Si además llega detrás de otro golazo que maquillaba el juego, el gozo debe ser aún mayor. De no haber sido por esos dos goles de Aspas e Isco, ahora estaríamos enterrando a la España de Lopetegui, pero el fútbol es así de pequeño y de grande gracias a los resultados finales. Otra cosa es el juego desarrollado.

Inglaterra, sin darnos un baño, nos dominó en todas las zonas del campo. Además, nuestros fallos les hizo parecer más grandes y mejores sin serlo. Me alegro del empate porque los nuestros podrán seguir creciendo para seguir intentando caminar por la senda que les dejaron los ‘bestiales’ jugadores’ que les precedieron. Campeones de Europa y del Mundo que marcaron un estilo, pero que será difícil continuar porque, sin menospreciar a los que ahora convoca Julen Lopetegui, están lejos de aquellos que maravillaron al universo.

Los dos goles de España darán la vuelta al mundo porque no es lo mismo marcarlos en el campo del barrio del Pilar que en el mítico Wembley. Iago Aspas, con su golazo, hizo que los ingleses temblaran y temiesen ser empatados, como así sucedió con el otro golazo. El de Isco es de los soñados por cualquier jugador: balón al pecho para bajarlo y marcar de ‘caño’ a Inglaterra en Wembley. Y, de paso, aparcar las duras críticas para mejor ocasión.

Julen Lopetegui sigue su camino sin perder ningún partido. España es la primera de su grupo después de golear a Macedonia. En los dos amistosos que ha jugado ‘su’ Selección tampoco ha perdido. Le dio un baño a Bélgica y pese al mal juego en Londres, para el recuerdo quedarán los dos golazos de Aspas e Isco y un empate que, al menos a mi, me sabe a gloria. ¿Gloria? Sí, porque a esta nueva generación de futbolistas les persigue el pasado de los mejores jugadores del mundo de la última década y no les será fácil hacer que los ‘futboleros’ se olviden de ellos. Y lo que es peor, que se les compare.

Temas relacionados: , , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba