SPORTYOU

Archivo
5 de diciembre de 2019 5/12/19

General

España demuestra su poderío ante Hungría (28-22)

La Selección española aprobó en su primer partido serio del Mundial (28-22). Hungría, espoleada por el brazo de Nagy, fue un notable desafío que superaron los hombres de Valero Rivera gracias a la defensa, en la que el joven Aitor Ariño ejerció un papel fundamental defendiendo de forma individual a Nagy. El combinado magiar plantó […]


17 de enero de 2013 - Sportyou

Dani Sarmiento, jugador de la selección española de balonmanoLa Selección española aprobó en su primer partido serio del Mundial (28-22). Hungría, espoleada por el brazo de Nagy, fue un notable desafío que superaron los hombres de Valero Rivera gracias a la defensa, en la que el joven Aitor Ariño ejerció un papel fundamental defendiendo de forma individual a Nagy. El combinado magiar plantó cara en la primera mitad, cuando manejó ventajas de dos goles, pero tras el cambio defensivo español se hundió en el tramo final. Se disparó el anfitrión con los actores secundarios en la pista, lo que refuerza la solidez del grupo.

El brazo de Nagy hizo daño al inicio con tres misiles marca de la casa y hacía sufrir a la defensa de España. En ataque no encontraban a Julen Aginagalde (solo un gol y un penalti forzado en la primera parte) y tanto Dani Sarmiento como Víctor Tomás sostuvieron a los de Valero Rivera con cuatro y tres goles cada uno. Hungría gozó de ventajas de dos goles en el tramo final de la primera parte, cuando Aitor Ariño, que jugó casi todo el encuentro por la baja de Valero Rivera hijo, reservado por molestias, empezó a defender de forma individual a Nagy. Se creció la defensa española y se colapsó el ataque húngaro, que no marcó un gol en los últimos cinco minutos. Albert Rocas se hinchó con cuatro goles y lideró los buenos momentos de España antes del descanso (14-14).

Una dinámica que se agigantó en la segunda parte, en la que Hungría solo hizo ocho goles, varios de ellos con el partido ya sentenciado. Aitor Ariño se comió a Nagy y Arpad Sterbik hizo el resto bajo los palos (catorce paradas y MVP del encuentro). Carlos Ruesga, Antonio García y Ángel Montoro redondearon la actuación colectiva española permitiendo con sus goles (dos cada uno) que España se disparara en el marcador. El próximo reto, un peldaño más complicado, el sábado ante Croacia, que superó a Hungría por nueve.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba