SPORTYOU

Archivo
8 de abril de 2020 8/04/20

General

España, campeona del mundo de balonmano a lo grande

España-Dinamarca (35-19) Ni en el guión de los más optimistas entraba una película similar. A España le salió absolutamente todo y a veinte minutos para que acaba el encuentro ya había resuelto la final ante la todopoderosa Dinamarca. El cuadro de Ulrik Wilbek, campeona de Europa en 2012, había ganado a España en los tres […]


27 de enero de 2013 - Sportyou

España, campeona del mundo de balonmanoEspaña-Dinamarca (35-19)

Ni en el guión de los más optimistas entraba una película similar. A España le salió absolutamente todo y a veinte minutos para que acaba el encuentro ya había resuelto la final ante la todopoderosa Dinamarca. El cuadro de Ulrik Wilbek, campeona de Europa en 2012, había ganado a España en los tres últimos grandes torneos (Mundial 2011, Europeo 2012 y Juegos Olímpicos) y no había perdido ni un partido en todo el Mundial. Llegaban a la final con la impresionante cifra de 34 goles por partido y un elenco de estrellas que fueron borradas de la pista. Una paliza de campeonato en casa y para hacer afición. Un lujo de España.

La defensa de 6-0 de los hombres de Valero Rivera rompió a Dinamarca, que no metió ni un gol al contragolpe en toda la primera mitad. No hubo noticias de Mikkel Hansen, mejor jugador del 2011, ni de los extremos Eggert y Lindberg, los máximos realizadores daneses. Para colmo Niklas Landin se vio desbordado por la puntería española desde todos los lados y de hecho fue suplido durante gran parte del encuentro por Jannick Green.

Sorprendió Valero Rivera dando la titularidad a Joan Cañellas, Antonio García y Albert Rocas en lugar de Dani Sarmiento, Alberto Entrerríos y Víctor Tomás como venía siendo habitual. A los cuatro minutos ya mandaba España por 3-0 y Wilbeck tuvo que pedir tiempo muerto. Reaccionó Dinamarca y llegó a ponerse a uno (8-7), pero en el tramo final de la primera parte los anfitriones se marcharon en el marcador para siempre. Al descanso Cañellas lideraba el ataque con cinco tantos por cuatro de Valero Rivera.

En la reanudación apareció Arpad Sterbik, que no estaba surgiendo porque la defensa española ni siquiera dejaba a los daneses tirar, y cuando lo hacían la mandaban fuera. Recuperaciones, blocajes, amenazas de pasivo, paradones de Sterbik… la zaga española fue un vendaval. La fiesta fue tal que Rivera se dio el lujo de hacer disfrutar a todos en los últimos minutos, cuando entraron Sierra, Sarmiento, Ariño y Carlos Ruesga. Campeones del mundo a lo grande.

Más | Alberto Entrerríos se retira en lo más alto | Fotogalería

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba