SPORTYOU

Archivo
18 de octubre de 2019 18/10/19

Opinión

Opinión

Es una pena ver jugar al Real Madrid


  • 04 de abril
    de 2019
  • Paco Navacerrada

Es muy triste ver jugar al fútbol al Real Madrid. A veces tengo la sensación, mirando la pantalla de la televisión o desde mi asiento en el Bernabéu, que el Madrid juega con menos futbolistas que su rival o que el rival ha salido al campo con dos jugadores más que el Madrid. Cuento el número de jugadores que hay en el campo y, efectivamente, son once contra once, pero el Madrid juega muy mal. Hace tiempo que el equipo blanco no hace un juego brillante. De hecho, la última vez que el Madrid jugó bien de continuo, es decir, diez partidos seguidos, fue en la época de la ‘Quinta del Buitre’. Después ha habido etapas en las que se jugaban dos partidos buenos, junto a otros tres malos, y viceversa. Pero de continuo, así, una temporada entera jugando bien, hace mucho que el Madrid no lo consigue.

Y cuidado que no se habrá gastado dinero el club en hacer equipos competitivos, pero el concepto de lo que es jugar en el Madrid no les entra a algunos de los futbolistas que han militado en este equipo. Ayer, en Mestalla, a mí me dio mucha pena ver a jugadores deambular por el campo como si nada fuese con ellos. Mucha pena ver a Marcelo o Kroos vagar como dos sombras, sobrepasados en un partido de Liga. Muchísima pena ver a Asensio, que se ha diluido como la sacarina en la leche. Asensio, que hace dos temporadas era el asombro de Europa, ahora va como alma en pena: ni marca, ni encara, ni se va de nadie. Varane, diciendo que se quiere marchar; o muchos madridistas llamando topo a Keylor Navas y queriéndolo ver fuera del Madrid. Y de Bale hablaremos otro día.

No quería dar muchos nombres, porque todo el mundo comprueba qué jugadores son los que lo dan todo y quiénes no se dejan la piel sobre el césped. Pero es una pena que en estos tiempos, aquella frase lapidaria de Santiago Bernabéu -“la camiseta del Madrid se puede manchar de sudor, barro o sangre, pero nunca de vergüenza-, haya que repetirla en espacios muy cortos de tiempos, porque haya jugadores que no sientan la camiseta.

Y si es una pena ver jugar al Real Madrid, más pena da la gestión de su junta directiva, con el presidente a la cabeza. Esta junta directiva ha empeorado notablemente un grupo que terminó siendo, la campaña pasada, campeón de Europa. Se marchó su jugador referencia y máximo goleador, pero no buscaron un sustituto. También se fue su entrenador, el mismo que vuelve ahora, nueve meses después, como un parto, bajo la promesa de mucho dinero para fichajes y manos libres para hacer una limpia en el vestuario. Mientras, ese presidente y esa junta presentan lo que será el nuevo estadio Santiago Bernabéu. Lo que no se dan cuenta ni ese presidente ni esa junta directiva es que al madridismo hacer una obra en el estadio, que va a costar más de quinientos millones de euros, le da un poco lo mismo. Lo que el madridismo quiere es ganar títulos y de estos, esta temporada, ha habido pocos.

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba