SPORTYOU

Archivo
24 de agosto de 2019 24/08/19

Opinión

Opinión

En Madrid, atletismo de altura… en la longitud


  • 05 de julio
    de 2009
  • Raúl Gil

Vibrante tarde de atletismo la que se vivió ayer sábado en el Centro Deportivo de Moratalaz. Sin duda, una de las pruebas con más calidad era la longitud masculina con la presencia del campeón olímpico, el panameño Irving Saladino y el subcampeón, el sudafricano Godfrey Mokoena. En el pasillo de salto también se encontraba la gran sensación española de esta especialidad: el júnior de 17 años Eusebio Cáceres. Desde luego no defraudó la prueba en la que los ocho primeros pasaron de los ocho metros. Increíble. Como también lo fue la marca y el nombre del ganador: 8.57 del australiano Fabrice Lapierre (viento ilegal de +3.6). Si Saladino estuvo algo más gris de lo que nos tiene acostumbrados, en cambio, fantástico compitió Mokoena con récord de África. Extraordinario también el comportamiento de Eusebio Cáceres que se iba con un espectacular bote a los 8.17, pero que no podrá computarle como marca personal por tener un viento antirreglamentario de +2.3 (el máximo permitido es de +2.0).

Y en un meeting internacional con campeones olímpicos, mundiales y europeos, hubo dos españolas que tuvieron que dar la vuelta de honor para recibir los aplausos del público presente. Natalia Rodríguez y Marta Domínguez levantaron a los espectadores de sus asientos en una carrera en la que se repetía lo vivido semanas antes en Huelva, aquella vez en la prueba de los 3.000 metros. Tras 1.400 metros en los que Domínguez era una sombra de Rodríguez, de nuevo una última recta antológica donde la subcampeona europea en pista cubierta de 1.500, Natalia, no dejó la calle 1 para que la mejor atleta española de todos los tiempos, Marta, pudiera sobrepasarla. Pero si algo le sobra a la palentina es casta como para que en los últimos metros, cuando la carrera llegaba a su fin, se abriera a la calle 2 y alargando su zancada y contagiada del ambiente que se vivía en la grada, estuviera a punto de sobrepasar a la tarraconense. Dos centésimas separaron a ambas a favor de Natalia con mejor marca personal para Marta.

Estos dos fueron los puntos álgidos de una reunión en la que en los 800 metros tanto Arturo Casado (en la final B), Manuel Olmedo (en la final A) y Nuria Fernández en la prueba femenina, también en la doble vuelta, cuajaron una gran impresión.

Las notas negativas fueron el viento y las constantes interrupciones en las pruebas de velocidad con las salidas falsas. Precisamente en la prueba de 110 metros vallas, el ganador, el holandés Gregory Sedoc, no debía haber llegado a meta. Su tiempo de reacción en salida fue de 92 milésimas, cuando el mínimo para que no se considere salida nula es de 100 milésimas.

Salvo este pequeño lunar, fantástico encuentro de atletismo con lo mejor de dentro y de fuera de nuestras fronteras. Próxima parada con el mejor espectáculo atlético: Zaragoza, 18 de julio. Esperemos que Eolo respete y no se haga notar.

Más | Resultados [PDF]

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba