SPORTYOU

Archivo
8 de julio de 2020 8/07/20

General

El United devuelve a la realidad al Schalke

La final de Wembley tendrá un finalista inglés. Salvo milagro, que es lo que ha hecho el Schalke 04 llegando a semifinales, el Manchester United jugará su tercera final de la Champions League en cuatro años. Un hito al alcance de muy pocos. Le ha costado al equipo de Ferguson un año superar los traspasos […]


26 de abril de 2011 José Mendoza - Sportyou

La final de Wembley tendrá un finalista inglés. Salvo milagro, que es lo que ha hecho el Schalke 04 llegando a semifinales, el Manchester United jugará su tercera final de la Champions League en cuatro años. Un hito al alcance de muy pocos. Le ha costado al equipo de Ferguson un año superar los traspasos de Cristiano Ronaldo y Tévez. Sin compras millonarias en este tiempo, le ha valido al United el liderazgo de Rooney y de los veteranos Van der Sar, Vidic, Ferdinand, Scholes o Giggs, más la aportación decisiva de los Chicharito, Nani o Valencia para regresar al trono de la Premier, que ya roza, y a la final de Champions. Un mérito enorme.

El United cortó de raíz el sueño del Schalke 04, al que devolvió a la realidad. Los alemanes han llegado demasiado lejos tras eliminar a Valencia y, sobre todo, al vigente campeón, el Inter de Milán. Neuer se tuvo que multiplicar en la primera mitad para evitar una goleada. Pese a las buenas intenciones iniciales del Schalke, que intentó llevar la iniciativa por medio de Baumjohann y Jurado, muy pronto el Manchester United le robó el balón y asoló la portería rival. La superioridad fue aplastante. Rooney, Park, Giggs y, sobre todo, Chicharito Hernández, tuvieron ocasiones de todos los colores posibles, pero siempre aparecía Neuer para evitar el gol. El portero alemán, posible futuro guardameta del Bayern Múnich, dio una exhibición de reflejos bajo palos.

El Schalke, mientras, apenas alimentó a sus delanteros. Farfán lo intentó con un remate cruzado desviado y, en la reanudación, aún con 0-0, Edu hizo lo propio pero Van der Sar atrapó. Fueron las mejores ocasiones de los alemanes, que afrontaron el partido con un ambicioso 4-3-3 pero se dieron de bruces con la realidad. Raúl, siempre voluntarioso, no recibió balones con los que prolongar su inmejorable registro goleador.

Tras la entrada de Kluge por Baumjohann, el cuadro de Rangnick estuvo cómodo unos minutos, pero fue un espejismo. En una buena triangulación colectiva en campo contrario, Rooney recibió el balón y atendió al desmarque de Giggs, que rompió entre los dos centrales y remató por debajo de las piernas de Neuer. El eterno Giggs, tras las tres asistencias de gol del United en los cuartos, escribió otra página más de su leyenda abriendo la lata de las semifinales. Poco después, Chicharito encontró a Rooney, que se plantó ante Neuer y definió sin inmutarse. Ferguson dio entrada a Anderson y Scholes para dormir el partido, y el Schalke fue incapaz de discutirlo.

Volver arriba