Archivo
18 de diciembre de 2018 18/12/18

Fútbol

El Barça pone punto y aparte

La leyenda de Guardiola besó la lona por primera vez en año y medio. Pero su imagen queda intacta, casi reforzada. El Sevilla exigió al Barcelona con un partido de altos vuelos, con aroma a final. Se midió el conjunto culé a un bravo rival, lastrado por las bajas, pero con un Palop que se […]


13 de enero de 2010 José Mendoza - Sportyou

La leyenda de Guardiola besó la lona por primera vez en año y medio. Pero su imagen queda intacta, casi reforzada. El Sevilla exigió al Barcelona con un partido de altos vuelos, con aroma a final. Se midió el conjunto culé a un bravo rival, lastrado por las bajas, pero con un Palop que se multiplicó en la segunda mitad para frenar la mejor versión culé.

Empezó valiente el Sevilla. El conjunto hispalense podía haberse cerrado desde el minuto uno y defender su generosa renta del Camp Nou, pero se atrevió a buscar la portería de Pinto. Liderado por Jesús Navas y por Negredo, los de Jiménez asustaron al Barça, si bien no llegaron a iniquietar a Pinto excepto en una emboscada en la que se metió el propio guardameta y de la que le sacó el colegiado.

El Barça se mostraba fallón, no triangulaba asombrado por el despliegue físico del Sevilla y por un césped mojado que perjudicaba su estilo. Poco a poco, Iniesta y Xavi tomaron el timón, en la misma medida en la que los de Jiménez acusaban el cansancio por el apretón inicial. Sin embargo, hasta el descanso sólo Ibrahimovic pudo hacer daño a Palop en un remate que acabó en saque de banda para el Sevilla.

El cuadro local había enfurecido al Barcelona, que vio su orgullo herido. Liderado por los de siempre, Messi, Iniesta y Xavi, empezó un vendaval que rozó la perfección. El Sevilla, impotente ante tal exhibición, se aferró a su área, a Palop y a las cabalgadas de Navas para tomar aire. En una de ellas, de nuevo el colegiado evitó que se midiera con Pinto.

Las ocasiones se sucedían. Ibrahimovic de cabeza, Iniesta en jugada individual, Messi tras driblar a Navarro y Henry de disparo cruzado. Excepto en la del manchego, que sacó Konko bajo palos, siempre apareció Palop. A falta de media hora, de disparo desde fuera del área, llegó el gol de Xavi.

Era una encerrona de la que parecía que saldría victorioso el Barcelona. Messi comenzó su particular combate con Palop. Una vaselina fallida, un disparo al palo y una mano sensacional del guardameta. Entre medias, una de esas cabalgadas de Navas la acabó sacando bajo palos Puyol. Entraron Bojan y Pedro. El Barça siguió arrinconando al Sevilla, pero los de Jiménez aseguraron el área en los últimos minutos.

El Sevilla sintió haber ganado un título. No es para menos. Elimina al campeón y, con permiso del Deportivo, se sitúa favorito para alzar la Copa. El Barcelona sale del Pizjuán con su imagen intacta. Repetir triplete parecía una osadía, y el título copero es el más prescindible. Con una plantilla tan o más corta que la del año pasado, agradecerán este descanso. La leyenda del Barça de Guardiola no llega a su final. En el Pizjuán vivió sólo un punto y aparte.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba