Archivo
21 de noviembre de 2017 21/11/17

Opinión

Opinión

El reconocimiento al Informe Robinson


  • 17 de octubre
    de 2009
  • Antonio Toca

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=AD_v0j1w5MM w=600 h=400]

Tiene que pasar. Es normal que entre tanta incoherencia que se premia en los premios Ondas, el jurado encuentre la luz de alguna manera, y atine con un ganador que sí se puede reconocer como tal. Un ejemplo de lo que comento son los galardonados este año. Excluyendo los premios para la radio, los de televisión son, tan de expediente X, que uno se congratula que al Informe Robinson le hayan reconocido su osadía para traernos el mundo del deporte (no sólo fútbol y temas mediáticos) a la palestra y con calidad. Premian a Informe Robinson como mejor programa de actualidad, cosa que habría que matizar, aunque a mi me da igual, pese a que no creo que ese sea su lugar. Por una vez en el mundo del deporte, se reconoce la calidad por encima de la cantidad. Y ese es un paso importante para aquellos que pensamos que en este país la información deportiva debe ser realizada de otro modo. La información no implica populismo, tiene que ser algo más, y eso, por ejemplo, nos lo da Informe Robinson.

El programa lo descubrí gracias a Internet, al día que Fútbol arte recomendó ver el tributo sentido que le dedicaron al Liverpool y a lo que significaba para las grandes leyendas de este club, Dalglish o Souness, vestir esos colores. Aprovecharon la visita a Fernando Torres. Fue la excusa, porque Robinson le regaló una clase magistral, con gente a la que nunca había visto jugar, para entender y escuchar lo que los aficionados contaban de ellos.

Los deportistas, algo que solemos olvidar con frecuencia, son personas, que viven y sienten algo más que el deporte y la competición. Esa lado menos conocido, pero infinitamente más interesante, es lo que en cada programa nos acercan. Algo de ello ya planteó hace bastante tiempo el propio Michael Robinson en una entrevista en Diarios de fútbol acerca del sentido de El Día Después:

“La premisa número uno para un programa de televisión ha de ser plantearse si realmente tiene algo que contar al público. No se trata de ocupar un espacio por ocuparlo. Hay que contar algo. Cuando se tiene algo que contar, hay que plantearse si se quiere contar, porque esto es algo vocacional. Si la respuesta también es positiva, hay que plantearse cómo contarlo. Porque nosotros, y esto siempre se lo digo a quien trabaja conmigo, invadimos los hogares. Yo esto lo he hecho con gente que ha trabajado conmigo. Los he sacado de la oficina y les he llevado a la calle. He señalado las ventanas de los edificios y les he dicho: “Nosotros entramos ahí, vamos a hablar a la abuela, al nieto y a todos los demás. Vamos a entrar en sus casas. Igual que cuando entras en una casa y no conoces a la gente que hay en ella les tratas con educación, exactamente igual hay que hacerlo en televisión. Porque tienes que ser consciente de que tu trabajo va a ser juzgado por esas personas. Es imposible que todos estén de acuerdo con lo que digas, no vas a complacer a todos. Pero lo que sí está en tus manos es tratarlos con la mayor educación posible, porque vas a compartir un rato con esa gente en su salón de estar, en su intimidad. No se debe molestar a nadie en su salón de estar si no tienes nada que contarle”.

Con esto está todo dicho. No es sólo contar, sino cómo hacerlo. No sólo es diversión vacía. Tiene que enseñar. Ni sólo el deporte que interesa es el protagonizado por los mediáticos. Siempre hay algo más. Tu mismo que estás leyendo estas palabras, eres un deportista que un día puedes llamar la atención de Informe Robinson. Alégrate si eso ocurre. Habrás llamado la atención de la élite.

En El País | Premios Ondas 2009
En Plus TV | Informe Robinson
Más información | Google

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba