SPORTYOU

Archivo
18 de agosto de 2019 18/08/19

Mundial de Clubes

El Real Madrid, heptacampeón del mundo

Marcos Llorente, que marcó el segundo gol de la final ante el Al Ain, se coronó con su mejor actuación vestido de blanco y acabó ovacionado


22 de diciembre de 2018 - Sportyou

El Real Madrid cumplió las previsiones y se impuso por 4-1 al Al Ain, que le puso más ganas que fútbol ante los campeones de Europa. El conjunto blanco, con más fútbol pero con algunos despistes, ganó su séptimo título de campeones del mundo (uniendo Intercontinentales con el actual Mundial de Clubes), tercero consecutivo y cuarto en los últimos cinco años.

El partido empezó frenético, pero con más nervios para los blancos de los que les hubiera gustado. Tras una gran jugada de Llorente que entre Lucas Vázquez y la defensa del Al Ain acabó en el palo, Varane tuvo una desconexión en defensa que casi provoca que los abudabíes se adelantasen. El Shahat no llegói por muy poco, pese a que había superado a Courtois. El mismo delantero tuvo en sus botas el 0-1, cuando aprovechó un clamoroso fallo de Marcelo al soltar el balón. Ramos sacó el disparo bajo palos.

Y justo después, Luka Modric despejó las dudas con un disparo seco desde la frontal, tras recibir de Benzema, que brindó de manera magistral al Balón de Oro 2018. El 1-0 (primer gol de Modric de la temporada) en el marcador tranquilizó demasiado a los blancos, ya que en la siguiente jugada Caio cayó en fuera de juego por poco y le anularon un gol. Los de Mamic no se vinieron abajo con el gol en contra.

El Madrid bajó el ritmo con el tanto a favor, y con ello todo el partido. Sin embargo, el desorden táctico del Al Ain no jugó a favor del equipo español, que tuvo en Lucas Vázquez y en Benzema a sus mejores hombres. El francés marró una ocasión clara, a pase del gallego, a menos de diez minutos para el descanso en el área pequeña. Justo después, Eisa mostró sus cualidades como portero al despejar por alto un disparo seco de Bale y otro de Modric, esta vez con la cara, desde el consiguiente córner.

La segunda parte comenzó con Bale intentando reeditar su chilena de la final de la Champions, aunque esta vez se le fue alto, y una jugada del galés con Benzema, que el francés no pudo rematar en condiciones. La caída a continuación de Llorente en el área no fue pitada como penalti por el colegiado, pero pronto se resarció: el joven centrocampista remató un balón al siguiente córner para marcar un gran gol que era el 2-0 en el marcador y confirmaba su enorme partido. No fue un mal estreno como goleador en el Real Madrid, tras 33 partidos disputados.

Con el partido ya absolutamente controlado, Solari empezó a mover el banquillo. Ceballos salió por Kroos para dar descanso al alemán, justo antes de que Caio aprovechase un balón largo desde las botas de Eisa para obligar a Courtois a salir de debajo los palos para frenarle. Fue una pequeña chispa del Al Ain, antes de que Ramos cabeceara el 3-0 y apareciese, de nuevo, en la lista de goleadores de una final.

El partido acabó con una sensación un tanto agridulce para el Madrid. Primero, Casemiro encendió las alarmas tras quejarse en su tobillo tocado tras recibir un golpe. Justo después, Shiotani cabeceó un buen centro de falta para poner el 3-1, que no fue el final. Vinícius, que acababa de salir al campo, marcó el 4-1 con la inestimable ayuda de un defensa que se metió el balón en su portería.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba