SPORTYOU

Archivo
21 de noviembre de 2019 21/11/19

Opinión

Opinión

El penalti de Feddal


  • 07 de noviembre
    de 2019
  • Paco Navacerrada

Jugó el Madrid partido de Champions y le metió seis al Galatasaray. Hubo una jugada de VAR, en la que el árbitro, después de consultar el monitor, sancionó con penalti un pisotón que Nzonzi le propinó a Kroos justo sobre la línea del área. Penalti. El VAR en Europa parece que funciona. En donde no funciona es en España.

Ya se pueden poner como quieran los Cañizares y sus jugadas didácticas, los Juanfes y los Foutos con sus trompetas, que la mano de Feddal es un penalti como una casa. Se han cansado de sacar la norma de las manos vigente para esta temporada y ninguno de los supuestos en los que hay mano que no se debe pitar falta viene en esa lista. Feddal toca el balón con la mano antes de poner el brazo en el suelo. Es decir, que va la mano al balón y no al revés. Un penalti como una catedral y el que no lo quiera ver es que está ciego.

Se está convirtiendo en práctica habitual no pitar jugadas flagrantes a favor del Real Madrid. No es que el conjunto blanco esté jugando muy allá, que no lo está haciendo. Y tampoco aprovecha las ocasiones que crea. El otro día, contra el Betis, tuvo unas cuantas ocasiones muy claras que no aprovechó, que el Betis es el equipo más goleado de la Primera División, y que el portero rival jugó un rato sin una lentilla. Todo eso es reprochable hacia el Real Madrid. Pero el VAR ha venido para subsanar los errores de los colegiados. No vale decir que es una jugada gris o con matices o con los adjetivos que quieran ponerle los popes del fútbol actual. La jugada dudosa fue que Feddal se tira, el jugador del Betis, al tirarse, toca el balón con su mano derecha y corta un pase de gol. Eso es penalti. Lo pueden disfrazar de lo que quieran, pero eso es penalti.

Seguramente, que esas jugadas grises o con matices o con los adjetivos que quieran ponerle serán jugadas claras y transparentes cuando se trate de otros equipos. Hemos visto como todo el peso del reglamento cayó sobre Modric en Vigo, pero aquella dureza ya se ha suavizado y las entradas al talón de Aquiles ya no son tan alarmantes.

Lo suyo es que el Madrid mejore la puntería de cara a la puerta rival, para que estas polémicas queden en agua de borrajas. Pero de nada sirve intentar mejorar el fútbol con el VAR cuando se hace el ridículo más espantoso y no nos da ningún rubor hacerlo.

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba