SPORTYOU

Archivo
21 de noviembre de 2019 21/11/19

Fútbol

El pasado siempre vuelve

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=ENxHQAFxoxM w=640 h=385] El partido entre Bielorrusia y España, si ninguna televisión lo remedia, será visto por la radio como hace más muchísimos años. Un tiempo donde la radio de sobremesa y después el transistor, fueron compañeros inseparables de todo aficionado al fútbol. Primero todos reunidos alrededor de la mesa camilla escuchando lo que […]


11 de octubre de 2012 Iñaki Cano - Sportyou

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=ENxHQAFxoxM w=640 h=385]

El partido entre Bielorrusia y España, si ninguna televisión lo remedia, será visto por la radio como hace más muchísimos años. Un tiempo donde la radio de sobremesa y después el transistor, fueron compañeros inseparables de todo aficionado al fútbol. Primero todos reunidos alrededor de la mesa camilla escuchando lo que nos contaban Matías Prats, Pepe Bermejo, Juan Martín NavasJuan Tribuna o Andrés de Sendra desde cualquier campo de fútbol. Después, con el avance de la tecnología y gracias a la ‘miniaturización’ japonesa los transistores, fueron los compañeros de paseo de las parejas españolas los domingos por la tarde. Juan Manuel Gozalo, Enrique Martín, Héctor del Mar, Paco Nadal o el ‘Maestro’ Araujo desde Sevilla cantaban y contaban lo que sucedía. Todos ellos, maestros de la narración que con sus voces nos hacían vibrar al ritmo y al son que ellos nos marcaban. Fueron durante mi juventud quienes me hicieron a través de un “sonotone” emocionarme con un gol de Clares o una parada de Iribar.

El narrador de antes “cantaba” lo que sucedía en el terreno de juego transmitiendo a través de las ondas el ritmo del encuentro. Cuando más emocionante estaba el partido o el sprint, el tono se elevaba; cuánto más cerca estaba el balón del área o cuando besaba las mallas la narración se desbocaba. Aquellos narradores, cada uno con su estilo, te cantaban una canción pegadiza y ligera. Nunca entonces era aburrido un partido por la radio, incluso hasta los que terminaban con empate a cero, habían sido electrizantes.

Hoy volveré a los años 60 y 70. Estaré en la redacción rematando y defendiendo como si de un jugador de Del Bosque fuera. Lo haré mejor o peor, me esforzaré más o menos en la carrera, marcaré de cerca o de lejos, sabré por donde rueda el balón y celebraré los goles dependiendo de cómo me lo cuente y me lo cante el narrador de la emisora que sintonice para “ver” el partido entre Bielorrusia y España.

Manolo Lama, Carlos Martínez, Raúl Varela, Javier Pérez Sala o Alfredo Martínez serán hoy mis ojos en Minsk. Ellos deberán desesperarme o emocionarme. Su adrenalina será la que conecte o desconecte mis auriculares del Iphone o del Ipod. Todos y cada uno de los NARRADORES de hoy deben de ser, más que nunca, contadores de fútbol. Hoy deben cantarme una melodía que me transmita felicidad. Una música que me recuerde a aquellos años sesenta donde España estaba más triste que contenta, pero que se esperanzaba gracias a los locutores de radio con un futuro de crecimiento y de libertad.

Parece que fue ayer, cuando mi padre se tuvo que marchar a Suiza para ganarse unos francos que al cambio le daban más pesetas. No hace tanto que el fútbol se escuchaba y se veía por la radio. Y ahora, como en aquella España gris, los jóvenes se nos vuelven a marchar a Alemania y a nuestra selección sólo la veremos esta noche con la imaginación y la magia de la radio. Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero de lo que no hay ninguna duda, es que el pasado siempre vuelve:

“Saca de puerta Casillas abriendo a la derecha para el lateral Calleja que avanza varios metros pegado a la linea de cal. Le pasa a Juanfran. Levanta la cabeza y le da el cuero a Marcial, éste retrasa al central gaditano Gallego que en corto y a tres metros del círculo central se la entrega de cara a Xavi que de primera se la pasa a Uriarte. El vasco abre para Amancio en la derecha que se para, levanta la cabeza y se la da a Alonso que cambia con un pase de cuarenta metros a la izquierda donde Gento busca la linea de fondo y desde el banderín de córner centra. Despeja la defensa a la medía luna dónde la recoge Iniesta que de primeras y al hueco se la pasa al delantero centro que al alimón remata con Marcelino y…. y …. Gooooooooooooool de España”.

PD.- El partido Bielorrusia-España se verá por televisión. En 1964 millones de españoles vieron rematar a Marcelino a través de la radio y de la narración de Juan Martín Navas el gol que nos dio la primera Eurocopa.

Temas relacionados: , , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba