SPORTYOU

Archivo
22 de agosto de 2019 22/08/19

General

El PAO le quita al Barça ‘su’ Final Four

El Panathinaikos se comió literalmente al Regal Barça (78-67) en el cuarto partido de la serie, en un OAKA espectacular, y se clasificó para la Final Four del Palau Sant Jordi, justamente donde el equipo blaugrana consiguió su primer cetro continental (2003). El actual campeón decepcionó y protagonizó el peor partido de la serie y […]


31 de marzo de 2011 Jordi Casamayor - Sportyou

El Panathinaikos se comió literalmente al Regal Barça (78-67) en el cuarto partido de la serie, en un OAKA espectacular, y se clasificó para la Final Four del Palau Sant Jordi, justamente donde el equipo blaugrana consiguió su primer cetro continental (2003). El actual campeón decepcionó y protagonizó el peor partido de la serie y también de la temporada.

La defensa planteada por Zeljko Obradovic volvió a ser providencial y los pupilos de Xavi Pascual volvieron a sucumbir cometiendo los mismos errores que en los partidos anteriores, pero ésta vez a mayor escala. La espesura y la precipitación fueron descomunales, no se creaban alternativas en ataque y el juego interior no existía. El entrenador blaugrana no supo reaccionar con claridad y la defensa cometía constantes desajustes con ayudas tardías.

Ésta vez ni Diamantidis ni Batiste sobresalieron por encima de los demás, y ni falta que hizo. Los catalanes eran los favoritos pero no demostraron ser un equipo conjuntado, cada uno hacía la guerra por su cuenta y en actitud el PAO les dio un autentico repaso. Los griegos fueron los justos vencedores en una serie muy reñida y competida con partidos muy intensos, vibrantes e interminables. A priori, muy pocos apostaban por los helenos porque enfrente tenían a la mejor plantilla, y hasta el momento, al mejor equipo de Europa, pero los locales demostraron tener más hambre de gloria. Mientras, Zeljko Obradovic siguió agrandando su leyenda, un auténtico genio.

A los blaugranas les temblaron las piernas desde el primer segundo del encuentro, no había decisión ni determinación, todo eran dudas. Sada no existió, era una calamidad ver sus dudas en el tiro, y además en defensa fue una sombra de lo que puede llegar a ser. Navarro anotó siete puntos providenciales en el segundo periodo pero a partir de ahí desapareció. Anderson estuvo mal, como en los partidos anteriores, totalmente descontrolado, sin rumbo. Ricky Rubio volvió a estar indeciso con el tiro y sin claridad en el pase. Morris iba totalmente a su bola y mientras tanto Lorbek no deleitó ni una sola vez con sus maravillosos movimientos de pies. A Ndong se le escapaba el balón de las manos en el rebote y a Grimau no se le puede pedir que solucione los problemas del equipo. En resumen, desastroso partido coral del Regal Barça con una plantilla de ensueño. Los jugadores se empequeñecieron y sólo respondieron Fran Vázquez y Lakovic en los momentos más cruciales. Las ganas y la actitud de uno y otro equipo se reflejaban claramente en el rebote: por parte del PAO siempre iban cinco jugadores como jabatos por tan sólo uno del Barça, inadmisible. Ha faltado trabajo mental en el día más importante y crucial de la temporada, no se respondió debidamente y el Palau Sant Jordi se quedará sin el equipo de casa. Por cierto, Perovic acabó el encuentro llorando sin haber disputado ni un solo minuto.

Por su parte, el Caja Laboral también se hundió en Tel-Aviv ante el Maccabi (99-77) y queda eliminado.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba